El miércoles 28 de septiembre murió a los 91 años, Hugh Hefner el magnate de los medios y fundador de la revista erótica Playboy.

El magnate fundador de la revista del conejito,  que fue considerado un símbolo de la revolución sexual, murió de causas naturales, según informó la cuenta oficial de la revista del deceso.

Al fundar Playboy en 1953, Hefner receó una marca que definió la cultura sexual de la segunda mitad del siglo XX.

Las modelos exuberantes de Playboy fueron objeto de deseo de millones de hombres mientras el empresario desafiaba aquello que ridiculizaba como una actitud “puritana” hacia el sexo en Estados Unidos.

Por décadas fue, con su emblemática bata de seda y su pipa, el alma de una constante fiesta de fantasía en las mansiones Playboy de Chicago y luego Los Ángeles.

Por su parte, Cooper Hefner, hijo de Hugh y director ejecutivo de Playboy Enterprises, destacó en su padre su capacidad para convertirse en “pionero” en su rubro.

“Mi padre vivió una vida excepcional e impactante como pionero mediático y cultural, y una voz destacada detrás de algunos de los movimientos sociales y culturales más significativos de nuestro tiempo en defensa de la libertad de expresión, los derechos civiles y la libertad sexual”, indicó.

La historia de Hugh Hefner dentro del mundo del erotismo comenzó en 1963 cuando con ocho mil dólares logró levantar un imperio consolidado también en otras plataformas como la televisión y el cine.

En las páginas de su revista erótica se publicaron entrevistas que fueron consideradas icónicas, en ella abrieron su corazón personajes tan diferentes como Fidel Castro, John Lennon, Ayn Rand, Salvador Dalí, Martin Luther King Jr., Jean-Paul Sartre, Muhammad Ali, Stephen Hawking y Carl Sagan, entre los personajes icónicos que aparecieron en sus páginas se encuentra el presidente Jimmy Carter, conocido por ser ultra conservador.

En 1975, la revista del “conejito” llegó a tener un tiraje de 7.5 millones de ejemplares, el doble de la revista Time, en esa época. La línea editorial de la publicación, la cual estaba dirigida personalmente por Hefner, en la que se buscaba exaltar la libertad sexual como un derecho de todo hombre y toda mujer.