Con un coeficiente intelectual de 162 IQ, dos puntos arriba de los físicos Albert Einstein y Sthephen Hawking, Adhara Pérez ya estudia dos carreras universitarias a sus ochos años.

La niña proveniente de una de las colonias más marginadas de la alcaldía Tláhuac, fue diagnosticada con el síndrome de Asperger e identificada como una niña prodigio.

De hecho, fue a los tres años cuando se le diagnosticó el síndrome, lo que provocó que en la escuela experimentara problemas de bullying por parte de sus compañeros.

Lee: Ella es Dafne Almazán, la mexicana que cursará el posgrado en Harvard siendo menor de edad

Sus propios maestros consideraban que no tenía futuro; mientras que ella mantuvo, siempre, su sueño de llegar a ser astronauta, por lo que su madre, Nallely Sánchez, se preocupó por los problemas en la escuela.


“En una firma de boletas vi que Adhara estaba jugando en una casita y la encerraron. Y empezaron a gritarle rara y a pegarle a la casita. Y ella me decía que no quería ir a la escuela y cayó en depresión”, declaró Sánchez.

De acuerdo con su madre, Adhara Pérez ya sabía la tabla periódica y de álgebra, por lo que en las clases de la escuela llegaba a quedarse dormida.

Ante ello, su madre la llevó al psiquiatra, quien les recomendó asistir al Centro de Atención al Talento (CEDAT), donde se descubrió el IQ de Adhara y se confirmó que era una niña sobredotada.

Finalmente, Adhara fue seleccionada por la revista Forbes como una de las 100 mujeres poderosas en México, y ya tiene un libro titulado No te rindas mientras busca estudiar astrofísica en la Universidad de Arizona.