Acusan a Kim Kardashian de dañar el vestido de Marilyn Monroe tras la Met Gala

Kim Kardashian utilizó el vestido de Marilyn Monroe por poco tiempo; sin embargo, la tela se ve desgarrada y le faltan cristales

Acusan a Kim Kardashian de dañar el vestido de Marilyn Monroe tras la Met Gala

Acusan a Kim Kardashian de dañar el vestido de Marilyn Monroe tras la Met Gala

Comparte esta nota

Kim Kardashian enfrentó muchas críticas por utilizar el icónico vestido de Marilyn Monroe, en la Met Gala, pues esta pieza es histórica en el mundo de la moda, ya que la artista lo utilizó para cantar ‘Happy Birthday Mr President’ a John F. Kennedy en 1962.

No obstante, Kim llevó el vestido durante la alfombra roja, y aunque luego de ello se cambió el original por una réplica para no causar ningún daño a la prenda, Scott Fortner, un coleccionista la acusó de haber estropeado el vestido.

Lo anterior debido a que publicó una serie de fotografías en su página de Instagram dedicada únicamente a la actriz y cantante, llamada Marilyn Monroe Collection, en las que mostró un antes y un después.

De esta forma, es posible apreciar que antes de que Kim Kardashian utilizara el vestido en la gala del Museo Metropolitano de Nueva York, éste tenía una serie de cristales que ahora no están o simplemente cuelgan de él.

Conoce más: Kanye West y sus desesperadas publicaciones en redes para recuperar a Kim Kardashian

Del mismo modo, mostró daños en el cierre de la espalda, ya que la tela se ve ligeramente rasgada y los espacios entre cada botón están más abiertos que antes de usarse, lo cual fue muy criticado por el coleccionista.

Así escribió en Instagram: “Ripley tenía la obligación de proteger y preservar esta pieza histórica y no lo hizo. Ahora está dañada sin posibilidad de reparación; probablemente la habría dañado cualquiera que la usara”.

Esto es debido a que el museo de Ripley’s Believe It Or Not! de Orlando, Florida, había comprado el vestido en una subasta por 4.8 millones de dólares en 2016 y dio permiso a Kim de utilizarlo.

Luego de ello la Kardashian tuvo que bajar aproximadamente 7 kilos para que el vestido le quedara, pues no se le podía hacer ninguna modificación y ella no quería dañar el vestido, pues indicó que era muy respetuosa con la prenda.

Por su parte, el museo indicó en un comunicado: “Se ha tenido mucho cuidado para preservar esta histórica pieza. Con la ayuda de curadores de moda, expertos, archivistas y aseguradoras, la condición de la prenda se transformó en nuestra primera prioridad”.

A pesar de que trabajaron para mantener la integridad del vestido, debido a que éste tiene más de 60 años de antigüedad, el coleccionista sostiene que fue dañado y que es imposible de restaurar.

Salir de la versión móvil