La oleada iniciada con el caso Weinstein sigue causando repercusiones más allá del mundo del espectáculo, ya que después de generar eco con Time’s Up en los Globos de Oro al portar el pin especial y vestir de negro entre las celebridades, se empezaron a tomar acciones serias en torno al tema como la expulsión de Bill Cosby y Roman Polanski de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas estadounidenses por estar involucrados en casos de violación.

También le siguió la Real Academia Sueca de Ciencias, cancelando el Premio Nobel de literatura de este año, después de que el autor Jean-Claude Arnault fue acusado por al menos 18 mujeres de haber sido acosadas sexualmente.

El turno tocó ahora a los premios Pulitzer ya que Junot Díaz acaba de dejar la presidencia del prestigioso galardón después de que Zinzi Clemmons hizo público que el autor de origen dominicano le arrinconó y la besó sin su consentimiento cuando era estudiante en la Universidad de Columbia.

Díaz había tomado la presidencia del Pulitzer en abril pasado, pero tras este incidente dimitió al puesto, aunque se le sigue permitiendo tener una silla en el consejo.

Recientemente el escritor había redactado para la revista The New Yorker una crónica en la que cuenta como fue violado a la edad de ocho años, después de esa publicación Clemmons confrontó a Díaz en un panel de preguntas y respuestas en Sydney, Australia, donde dejó entrever que la puso en una situación vulnerable en 2012 mientras era alumna de la institución estadounidense.

Poco después publicó en Twitter que a los 26 años fue arrinconada y besada por la fuerza por el autor, las escritoras Carmen Maria Machado y Monica Byrne también se unieron a la conversación señalando que Díaz se ha comportado de manera inapropiada y agresiva con ellas.