El disco debut de una banda puede convertirla en una interesante promesa musical o terminar de tajo con su carrera, pero sólo en un par de ocasiones aquel primer material convierte a un grupo de jóvenes en leyendas; ese fue el caso de Pearl Jam y Ten.

Este álbum fue estrenado el 27 de agosto de 1991 y hasta la fecha sigue siendo el más vendido de la agrupación. Sin embargo, su verdadero valor radica en haber enseñado a los músicos a decir “no” a las ambiciones de los productores y los medios de comunicación.


Ten no se convirtió en un éxito instantáneo. Se podría decir que fue gracias a Nirvana que el material finalmente reventó. Pues tras el descomunal recibimiento de Smells Like Teen Spirit y Nevermind, la maquinaria musical estaba en busca del nuevo gran hit del grunge.

Y lo encontró en cuatro jóvenes llamados Jeff Ament, Stone Gossard, Mike McCready y Eddie Vedder, quienes antes de unir caminos en Pearl Jam habían atravesado por experiencias traumáticas que los hicieron madurar a nivel personal y musical.

La historia detrás de Ten

El bajista Jeff Ament y el guitarrista Stone Gossard acababan de presenciar cómo las drogas habían consumido la vida de Andrew Wood, su gran amigo y el vocalista de la banda Mother Love Bone; ambos se plantearon seriamente abandonar la música tras aquella fatalidad.

Mientras que el vocalista Eddie Vedder cargaba con una compleja historia familiar, pues durante su adolescencia descubrió que quien pensaba era su padre, en realidad era su padrastro, mientras que su verdadero progenitor había muerto varios años atrás.


Ament y Gossard decidieron regresar a la música y sumaron a su filas al guitarrista Mike McCready. Así que grabaron un demo instrumental en busca de un nuevo cantante. El material viajó desde la ciudad de Seattle, Washington, hasta San Diego, California.

Vedder recibió el casete por parte de un amigo y quedó enganchado con la música. Así que se puso manos a la obra y escribió varias letras para complementar las piezas del demo. Las envió de regreso y la conexión entre todas las partes fue magia pura.

Lee también: ‘Temple of the Dog’, el tributo de Chris Cornell y Eddie Vedder a la muerte

Aquella cinta titulada The Stone Gossard Demo ’91 se convertiría la postre en Ten, ya que la mayoría de las piezas grabadas terminaron en el producto final, potenciadas por las increíbles letras y la dulce pero salvaje voz de Vedder.

Técnicamente es un disco de grandes éxitos

Ninguna de las 11 piezas del álbum tiene desperdicio alguno. Inicia con Once, una pista en la que Eddie Vedder narra cómo un hombre desciende hacia la locura hasta convertirse en un asesino en serie, todo acompañado de mucha distorsión.

La siguiente en la lista es Even Flow, una de las canciones más icónicas de la banda, la cual es una crítica hacia la sociedad y cómo abandona a las personas sin hogar que deben sobrevivir en las calles. Mención aparte merece el video musical.

No te pierdas: Estos son los 20 discos de rock y metal que cumplen 30 años de vida en 2021

Le sigue Alive, otros de los grandes clásicos de Pearl Jam, la cual es hasta cierto punto autobiográfica, pues Vedder cuenta la historia de una madre que le revela a su hijo que su verdadero padre ha muerto y él ha sido criado por su padrastro. En lo musical, destaca sobre todo el solo de guitarra de McCready hacia el final de la canción.


Otras de las piezas fundamentales es Black, donde el vocalista plasma el gran desamor que sufrió de quien pensaba era la mujer de su vida. Vedder imprime un sentimiento de desolación y tristeza tan genuino que quien lo escucha no puede evitar sentirse identificado con el relato.

Si hay una canción que genera polémica dentro de Ten es Jeremy, la cual está inspirada en el caso de Jeremy Wade Delle, un adolescente de 16 años víctima de acoso escolar que se suicidó en frente de sus compañeros de salón en enero de 1991. El video de la canción fue censurado entonces por MTV, pero apenas el año pasado se publicó la versión sin censura.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Pearl Jam (@pearljam)

Canciones como Why Go, Oceans, Porch, Garden y Deep no gozaron de tanto éxito comercial y crítico, pero sin duda alguna son ampliamente apreciadas por los fanáticos más devotos de Pearl Jam.

Sin embargo, el disco cierra con una de las piezas más íntimas para Eddie Vedder con Release, pues el vocalista retoma de lleno el sentimiento de no haber convivido con su verdadero padre, pues la única vez que lo conoció se lo presentaron como un simple amigo de la familia.

El cantante explica en el documental Pearl Jam Twenty que mientras Stone Gossard tocaba la canción, él fue generando la letra de manera improvisada, pero al final quedó destrozado y se fue corriendo hacia un pasillo para poder llorar.

Repercusiones de Ten en Pearl Jam

Aunque el disco tuvo un debut bastante discreto, la banda poco a poco se hizo de una gran número de fans y Ten alcanzó para 1992 el segundo lugar en la lista de popularidad del Billboard 200.

De repente el grupo pasó de tocar en pequeños clubes a los grandes festivales. Dejaron de ser cuatro jóvenes amantes de la música y ahora eran reconocidos a cualquier lado que fueran; especialmente Eddie Vedder, cuyo rostro aparecía en todas las revistas juveniles.

Te puede interesar: ‘Qué frágiles somos’; la noche que Pearl Jam se quebró en Roskilde

Los productores querían seguir explotando el éxito de Ten y Tommy Mottola de Sony les exigió liberar Black como sencillo, pero Vedder se negó, pues se trataba de una canción demasiado personal y no le parecía correcto que fuera tocada hasta el cansancio en la radio.

A partir de ese punto, Pearl Jam aprendió a decir “no” a los productores y los medios, pues entendieron que debían preservar su integridad como músicos, ya que haberse entregado de lleno a la maquinaria los habría consumido hasta no quedar nada de ellos.

“Es como ser elegante en una pelea en un callejón. Sólo tratas de salir de ahí con vida. Nos aferramos el uno al otro, y nos aferramos a la música”, declaró Vedder apenas en junio de 2021 para la revista Louder.

Sin embargo, McCready confesó que en ese momento no estuvo de acuerdo con la decisión de la banda, pues su sueño había sido ser una de esas grandes bandas que tocan en estadios y aparecen todo el día en televisión, aunque ahora a la distancia reconoce que esa decisión los ha hecho perdurar hasta la actualidad.


Recuerdo que no quería echarme para atrás, les decía: ‘Esto es lo que hemos querido desde que éramos niños. Sigamos haciéndolo. Hagamos vídeos, sigamos adelante, abracemos esto’. Pero a los demás no les gustaba. Dijeron: ‘No, tenemos que hacerlo, porque todo esto se va a desmoronar si no lo hacemos’. Y creo que tenían razón.

Mike McCready

Guitarrista de Pearl Jam

“Siento que todavía estamos aquí hoy en día quizás por esa primera gran decisión de intentar hacerlo a nuestra manera. Tomamos muchas decisiones contrarias a lo que la discográfica quería que hiciéramos. Tuvimos suerte, pero fue nuestra decisión: retroceder, cinco contra uno”, explicó el guitarrista.

No es casualidad que cada disco que lanza Pearl Jam vende menos que el anterior, pues su manera de producir música no se basa en el dinero, sino en hacer lo que creen correcto para la banda; se podría decir que depuran su base fans cada que lanzan un nuevo material y será los más fieles quienes permanezcan al final.