La respuesta ha sido increíble. Cuando la empresa holandesa Mars One anunció su intención de no solo llevar al primer astronauta a Marte, sino de montar todo un reality show que documente su preparación, no imaginaron que recibirían más de 80 mil solicitudes de participación de más de 120 países. 

De facto, ser astronauta de esta misión que tiene solo un boleto de ida al Planeta Rojo, se ha convertido en el trabajo más deseado en el mundo. 

Lo increíble es que quienes enviaron su solicitud tuvieron que pagar en promedio 75 dólares –el precio varía en cada país– por gastos administrativos y de envío. 

Mars One espera recibir hasta 500 mil solicitudes para agosto. Los holandeses son expertos en el formato de reality show –basta recordar a Endemol y su “Big Brother”– así que el dramatismo aumentará cuando reduzcan la selección de participantes de 28 a 40 para 2015. 

Ahí es cuando comenzará el reality show con una duración de siete años, es decir, el tiempo que tardarán en entrenarse mientras el público vota quién será el primer hombre en Marte.