Es probable que no exista en la historia del rock un disco doble con tanta paja y al mismo tiempo una gran cantidad de piezas que se convirtieron en clásicos instantáneos como Use Your Illusion I & II de Guns N’ Roses (GNR), estrenado el 17 de septiembre de 1991.

Este trabajo de la que alguna vez fue considerada la mejor y más peligrosa banda del planeta dejó la sensación que podría haberse resumido de mejor manera en un sola entrega, pero el ego y megalomanía de Axl Roses le impidieron descartar mucho material de relleno.

Los problemas de ‘Use Your Illusion’

Y es que el conflictivo vocalista tenía la firme intención de hacer algo enorme que opacara al anterior trabajo de la banda, Appetite for Destruction; quería dejar atrás canciones como “Sweet Child o’ Mine” y “Welcome to the Jungle”, y mostrar que el grupo había madurado.


“Quería enterrar Appetite for Destruction. No quería vivir mi vida a través de este álbum. Así que en vez de juntar un montón de canciones divertidas, lo analizamos de manera detallada”, reveló el propio artista en una entrevista retomada por el canal VH1.

Te puede interesar: A 30 años de Ten, el exitoso álbum debut Pearl Jam que casi termina con su carrera

Otro punto en contra es que Axl se adueñó del control creativo de la banda y que sus compañeros no tuvieron la fuerza para ponerle un alto. Además que algunos luchaban sus propias batallas en contra de las drogas. Por ejemplo, los guitarristas Slash e Izzy Stradlin, quien decidió salirse una vez que estuvo limpio.

La falta de comunicación también abonó para que en la entrega final se colaran 30 canciones, de casi 2 horas y media de duración. Y es que hay que rememorar que una parte importante del álbum doble la acordaron Axl y Slash por teléfono, pues estaban distanciados física y emocionalmente, por lo que era una misión casi imposible reunirlos en el estudio.

Exceso de paja

En ambas caras del Use Your Illusion hay pistas que pasaron sin pena de gloria en la carrera de la banda, rara vez son tocadas en vivo y muy pocos fanáticos las piden en algún concierto. ¡Venga!, hablamos de temas que no están ni cerca de entrar en un disco recopilatorio amplio.

¿O quién realmente piensa que son indispensables canciones como “Right Next Door To Hell”, “Dust N’ Bones”, “You Ain’t The First”, “Don’t Damn Me”, “Bad Apples” y “Coma” de la primera entrega? Y lo mismo pasa en la segunda parte con “14 Years”, “Get In The Ring”, “Shotgun Blues”, “Locomotive”, “My World” o la versión alternativa de “Don’t Cry”.

Te recomendamos: Toxicity de System of a Down: el álbum que sonaba en la caída de las Torres Gemelas

Y es justamente “Don’t Cry” la prueba que Axl Rose no estaba dispuesto a dejar nada afuera, pues en la parte uno colocó la versión original, esa que se convirtió en un éxito mundial; pero en la cara B se encuentra otra versión de la misma pieza musical con una letra diferente, algo más propio de un disco de rarezas que de un álbum de estudio.

Ni siquiera hablamos de canciones malas o desastrosas, pero muchas de ellas quedan eclipsadas por el resto de las composiciones; otras más tienen pinta de palomazos; y algunas dan la impresión que son versiones incompletas, que alargaron de más o que simplemente no supieron cómo terminar.

Ahora sí, hablemos de lo bueno de ‘Use Your Illusion’

Hasta este punto del texto parecería que estamos ante el peor álbum de rock de todos los tiempos o algo que deberíamos enterrar 20 metros bajo tierra para que las nuevas generaciones eviten toparse con él; pero no por nada hablamos de uno de los discos más vendidos y representativos de este género musical.

Además de la gran cantidad de paja, Use Your Illusion I & II contienen grandes covers como “Live And Let Die”, original de Paul McCartney; pero sobre todo “Knockin’ on Heaven’s Door”, de Bob Dylan, la cual mantuvo lo emotivo de la versión original, pero fue convertida en una especie de himno mucho más pensado para ser coreado en los grandes estadios.

Conoce más: Live at The Ritz de Guns N’ Roses es rock and roll en estado puro

Pero si hay una canción que inmortalizó este disco doble y mandó a los Guns N’ Roses a la sala de genios, esa es “November Rain”. Un tema que a lo largo de sus casi 9 minutos de duración va de la dulzura de una boda hasta la tragedia que representa la muerte. Todo acompañado de un piano de cola, arreglos orquestales y algunos de los mejores solos de guitarra en la carrera de Slash.

Lo mismo ocurre con “Don’t Cry” en su versión original, otra de las llamadas power ballads que mostraron que Axl Rose podría ser un rockstar romántico, además del salvaje y conflictivo cantante que era temido incluso por su propia banda.

Y qué decir de “You Could Be Mine”, una pieza que mantiene vivo el lado más hardrockero de la banda angelina. Poderosas guitarras, ritmo frenético y una letra llena de insinuaciones sexuales y apología al consumo de drogas. Rock and roll en estado puro y el soundtrack con que el mismísimo Terminator volaba cabezas al proteger a John Connor.

Tenemos también la épica “Civil War”, una canción que cuestiona el origen de la guerra y cómo ésta sólo beneficia a las personas ricas y poderosas mientras el pueblo raso da su vida por causas que muchas veces le son ajenas.

Lee también: La historia detrás de Sweet Child O Mine: una relación tóxica de golpes y besos

Incluso “Estranged”, que por momentos puede sentirse innecesariamente larga, conjunta los elementos para volverla un clásico con solos de guitarra de Slash y el más íntimo Axl Rose. Mención aparte merece el video donde el vocalista se lanza desde un portaaviones para nadar con delfines en el océano; soledad y narcisismo en toda su expresión.

Finalmente tenemos piezas que hubiesen aportado lo suficiente para tener un disco simple con la solidez suficiente. Hablamos de “Perfect Crime”, “Bad Obsession”, “Double Talkin’ Jive”, “The Garden”, “Garden of Eden”, “Dead Horse”, “Yesterdays”, “Breakdown” y “So Fine”.

Un disco memorable

Sea como sea, han pasado ya tres décadas desde el estreno de Use Your Illusion, cuyas aportaciones se han convertido en verdaderos himnos de la música popular y que año tras año son redescubiertos por las nuevas generaciones.

Este álbum también marcó el final de Guns N’ Roses, pues tras una serie de conflictos internos y giras explosivas, los miembros originales rompieron relaciones entre 1993 y 1994.

Y aunque en tiempos recientes han hecho las paces y vuelto a tocar por el mundo, no han podido reunirse realmente en el plano musical para crear material original con la mancuerna de Slash y Axl Rose.