El Gobierno federal, a través de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) multiplica los esfuerzos por regular el mercado del gas LP, o al menos eso es lo que se desprende de la información oficial que han dado las autoridades en los últimos días.

Según cifras de Ricardo Sheffield, titular de la dependencia, solo en la semana del 7 al 13 de agosto la Profeco realizó mil 13 visitas de inspección a empresas gaseras, lo que significa un aumento de diez veces más verificaciones que las que se realizaban antes de que diera inicio la política de precios máximos en el mercado.

Ante este despliegue, muchos participantes del sector energético, ya vislumbran que el Gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador también pueda dirigir sus esfuerzos para limpiar el mercado de las gasolinas, no solo con la Profeco, que aún realiza sus verificaciones, sino también implicar a la Comisión Reguladora de Energía e incluso a la Secretaría de Energía, porque además del contrabando y del “huachicol” fiscal, existen muchas denuncias por la presunta venta de combustibles que no cumplen con la norma ambiental para las zonas metropolitanas. Lo que falta, sí, es coordinación y esfuerzo, pero sobre todo, nos dicen, voluntad política.

SORPRESIVA LUZ VERDE

La Comisión Reguladora de Energía salió parcialmente de su parálisis burocrática para otorgar una autorización a la compañía Flex Americas para la generación de energía eléctrica a partir de gas natural.

Es el primer permiso de su tipo que otorga la reguladora en lo que va de 2021, un año especialmente complicado para quienes han buscado renovar sus autorizaciones y mucho más para quienes han querido ingresar al mercado de energéticos.

Sorprende también por ser del sector de generación eléctrica, un mercado en que tanto la Sener como la CRE han operado para favorecer a la Comisión Federal de Electricidad y para obstaculizar a los particulares. Si bien es complicado que se trate de un giro en la política de aprobaciones de la Comisión, quizá pueda abrir la puerta a que se evalúen otras solicitudes pendientes, sobre todo en el sector de hidrocarburos, que, aseguran fuentes del sector, podría verse favorecido si se acelerara la burocracia de la CRE.