Volver a los 80, esa década tan polémica porque es del gusto de algunos, mientras otros prefieren olvidar que existió, por sus peinados extravagantes, su moda con hombreras, o la paleta de colores que ofrecía en tonalidades neón y pastel, pero debemos tener presente que también fue una década prolífica para el arte, la cultura y de una constante evolución hacia los 90.

Por alguna extraña razón, Patty Jenkins, la directora de Mujer Maravilla (2017) decidió hacer una continuación en este penúltimo lapso de 10 años del siglo XX, lo que pone a esta ficción en medio de los hechos que ya conocemos posteriormente en el universo extendido de DC (DCEU, por sus siglas en inglés), siendo una precuela de Batman v Superman: El origen de la justicia (2016).

Después de múltiples retrasos, los más significativos debido a la pandemia actual en curso, al fin llega a salas mexicanas Mujer Maravilla 1984, que evidentemente se ubica hace 36 años en el tiempo, y revelando un episodio desconocido de la guerrera amazona.

Pero, ¿acaso era necesario insertar un capítulo perdido de Diana Prince en el DCEU? La duda queda en el aire, aunque en definitiva los fanáticos del comic creado por William Moulton Marston saldrán complacidos, porque aquí se retomaron ideas que nunca habían aparecido en las otras películas.

La “aparición” del avión invisible, el uso de la tiara para combate, o que incluso el lazo de la verdad sirve para, además, transmitir pensamientos y emociones, son conceptos que al fin se exploran en el personaje que interpreta Gal Gadot, pero así como hay aciertos, también hay desventajas que circundan al filme; las de la trama se evitarán mencionar para librarnos del spoiler.

Jenkins suma a su reparto al actor de moda chileno, Pedro Pascal, como el ambicioso hombre de negocios Maxwell Lord, pero igualmente su personificación resulta una caricatura de sí mismo. Kristen Wiig se vuelve la némesis de Prince, quien es la arqueóloga Barbara Ann Minerva y paulatinamente se convierte en Cheetah, quien nunca había aparecido en una versión de carne y hueso.

Esta es la segunda carta fuerte por parte de Warner Bros. para revivir la taquilla en un intento desesperado porque se vuelva al cine, recordemos que Tenet, de Christopher Nolan, apenas logró sumar 361 millones de dólares (mdd), sobre un presupuesto de 200 mdd, es por ello que esta compañía le apuesta el año que viene a hacer múltiples estrenos simultáneos en salas y en su plataforma HBO Max, solo disponible en Estados Unidos.

¿Vale la pena ver Mujer Maravilla 1984 en cines? Claro que sí, sobre todo por discursos que también tiene entre líneas en pro de la fuerza del género femenino, pero al final de cuentas sigue siendo una película palomera.