En 1992 mi papá era un comerciante en San Luis de La Paz, un pequeño municipio al norte de Guanajuato. Para ese entonces él ya había vendido de todo: LPs y regalos, pasando por ferretería e insumos, para agregar juguetes y artículos de electrónica.

Como varios mexicanos, en ese momento confió en la situación económica del país y comenzó a importar productos de Estados Unidos. Así podría estar un paso adelante de sus competidores con artículos más innovadores y competitivos. Nunca vió venir 1994… hasta que llegó.

Cuando estuvo encima, con todo lo que una crisis implica, volvió a cambiar su giro y agregó abarrotes a los productos que ya vendía. No sé si lo pensó así, pero si bien el margen de ganancia de esos productos era pequeño, sí hacía que el flujo de clientes continuara. De esa manera, el mismo cliente que iba a comprar el kilo de azúcar, podría estar tentado a comprar el televisor de 42 pulgadas, el cual sí le dejaba un mayor margen de ganancia.

“El que no enseña, no vende” recuerdo que decía. “Si dejas los productos en la bodega no los vas a vender; sácalos para que el cliente los vea”. Tan sólo algunas frases que les recuerdo a mis papás.

En un 2020 atípico, ésta es la mayor referencia que tengo. El que no enseña no vende. Si les soy honesto, al momento hay varias firmas que están buscando lanzar ganchos y seguir llevando clientes a su negocio.

Arranquemos hablando de Xiaomi, firma que presentó el equipo Redmi 8A con 2GB de RAM, 32GB de almacenamiento, que si bien no cuenta con las mejores características, tiene un precio muy accesible: 3,289 pesos.

Por otro lado, Samsung lanzó el teléfono M31 un equipo con cámara de 64 megapixeles y batería de 6,000 mAh, por un precio de menos de 8,000 pesos.

Rematemos hablando de Apple, quien la semana pasada lanzaron un nuevo teléfono, el iPhone SE 2020. Se trata de un equipo bueno, bonito y barato. ¿Barato? ¿De Apple? Sí, aunque usted no lo crea, barato en términos de Apple, ya que arranca en los 10,000 pesos.

A inicios de marzo pasado IDC publicó que Latinoamérica podría cerrar con un decrecimiento en sus ventas de dispositivos móviles entre un -5% y -10%. Asimismo, la misma IDC golpeteó la semana pasada diciendo que México será el país que mayor impacto negativo tenga en el sector de TI en 2020 y 2021. Sin embargo, nos dió una palmadita diciendo que las telecomunicaciones tendrán crecimientos sanos para este año, por la conectividad que demandamos para mantener la economía en pie.

En pocas palabras: saca esos productos económicos de la bodega y comienza tu labor de venta. Es ahora o nunca.