Esta noticia, que ha dado la vuelta en los ‘forwards’ de los emails, ya ha encontrado apoyo de científicos europeos que apoyan esta teoría contraria al calentamiento global. El hielo de los polos no solo no se está derritiendo, si no que además tanto el polo sur como el norte están creciendo. 

Hechos:

El científicos Jens Pedersen de la Universidad de Dinamarca, experto de las Naciones Unidas, se ha unido a las declaraciones de los científicos rusos Vladímir Baskin y Raúf Galiulin, que junto con Jabibulá Abdusamátov –el primero en sostener que en 2014 la temperatura del planeta comenzaría a bajar-  confirma que la actividad del sol se ha mostrado inusual en los últimos 15 años. 

Y que esta etapa de “sueño” por la que atraviesa el sol marcaría el comienzo de una pequeña glaciación.

Esta etapa de “sueño” del gran astro es comparada a la actividad solar que se registró de 1600 a 1800, causando una “Pequeña Era Glacial”, donde el Rio Támesis de Londres se congeló. Las heladas fueron catastróficas, muchos murieron de frio y hambre.

Preguntas:

Las heladas en el mundo incluyendo las bajas temperaturas que han tocado a México esta temporada debe pararnos las antenas.

¿Por qué Estados Unidos sigue apoyando las teorías del calentamiento global con la figura de Al Gore al frente?

¿Por qué no hay declaraciones tendientes a esta nueva era glacial que se dice ya comenzó?

Las teorías conspiratorias ya comenzaron a circular en la Red.

Tan solo la semana pasada la reservas de petróleo en Estados Unidos aumentaron en 400 mil barriles. Todos pensamos que es un movimiento financiero que causó un aumento en el precio. 

¿Pero será un tema de dinero o de seguridad nacional relacionado con las bajas temperaturas?

La idea sin duda luce descabellada, sin embargo, la Agencia Internacional de Energía ya había determinado que para 2017 Estados Unidos se convertirá en el mayor productor de petróleo del mundo por arriba de Arabia Saudita y Rusia. 

¿Será que saben de una nueva era glacial, que no saben cuanto durará y se están preparando para ello?

Cierto que en México no padecemos de los fríos árticos que azotan el norte de Estados Unidos, por el contrario somos y seguiremos siendo la casa de todos los refugiados que llegan a las playas mexicanas en busca de sol y mejores temperaturas cada invierno.

Si en lugar de calentamiento global viviremos fríos extremos en los próximos  años.

¿Estamos preparados para lo que puede venir?