¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión
Nacional
Índira Kempis

Para Gustavo Ibargüengoytia, por sembrar paz.

Vivir sin miedo es prácticamente imposible en una ciudad donde la muerte se ha convertido en el rojo escenario diario de una realidad dolorosa.

No hay día en que el miedo no paralice las piernas de quien escucha atravesar las balas de norte a sur. 

Se escaparon los momentos en que la alegría era una reacción cotidiana ante las buenas noticias. Porque en un entorno como éstos se nos olvidó qué significa dar una buena noticia.

¡Qué hartos deberíamos estar! …

Y sin embargo, aunque nuestras inconformidades crecen todos los días, tenemos miedo.

No es para menos si los violentos y sus violencias nos han robado el dinero, el sueño, la dignidad,  la calidad de vida y la tranquilidad. A este grupo habría que agregar a sus cómplices.

Aquellos que por omisión, por corrupción e impunidad, se llevan a la almohada la sangre que corre en este país.

Tenemos tanto miedo que preferimos mordernos la lengua.

Nos han dejado con tanto miedo, que no somos capaces de transformar esa digna rabia para crear otros entornos.

Hemos decidido entrar en la espiral del miedo a tal grado, que han paralizado nuestro poder de rechazo social contra quienes han osado atropellar nuestros derechos. 

Y ese miedo no se nos va a quitar con el mero hartazgo. A menos que decidamos cada uno en propia responsabilidad actuar colectivamente para saber qué hacer con él.

Mientras no tomemos la iniciativa para transformarlo en creatividad, en energía para reinventar esto, que está podrido, en acciones específicas que pongan en la mira una nueva dirección. Si no comenzamos a movernos, ahí seguirá el miedo rondándonos y poniéndonos en una lista de espera hasta que “nos toque”.

Porque como diría mi abuela, una señora que ha sobrevivido a la pobreza, la diabetes y la familia monoparental: “Sólo tienes dos caminos: o te hundes o te levantas”.  Esa es sabiduría de vida como firme determinación de entender que, o seguimos alimentando este círculo vicioso con nuestros silencios y complicidades por mínimas que sean, o nos morimos en vida, porque siendo francos sabemos que seguir viviendo así no es vivir (en verbo).

Lamentablemente, la participación activa de los ciudadanos refleja la grave realidad de la “parálisis”.

De acuerdo con la Encuesta de Cultura Ciudadana (2010), elaborada por Corpovisionarios por Colombia y la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma de Nuevo León, en proporción sólo 1 de cada 10 ciudadanos participa en la vida pública de la zona metropolitana de Monterrey.

Es como si tuviera 10 dedos de dos manos y sólo utilizara su meñique, ¿te imaginas?
No obstante, como escribiría Julio Cortázar en Rayuela: “nada está perdido si se tiene el valor de proclamar que todo está perdido y hay que empezar de nuevo”.

Si bien es cierto que faltan ciudadanos dispuestos a canalizar ese miedo, también lo es que esos “casi 1” cada día se levantan para trabajar por la paz, la justicia, los derechos humanos, el medio ambiente, entre otros muchos temas que deberían ser del interés común.

Esa es una de las razones por las que uno de los mayores desafíos de Monterrey en los próximos años será su reinvención desde una perspectiva social y ciudadana que abra paso a novedosas ideas críticas, libres, creativas, en las que tomemos cada uno de los ciudadanos el pedazo de acción que nos corresponde, como uno de los antídotos más poderosos no sólo para contrarrestar el miedo, sino para crear una ciudad y un país distinto.

Online Drugstore,cheap cialis in canada,Free shipping,buy generic bactrim,Discount 10%


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

May 24, 2019
Lectura 3 min

INDIRAKEMPIS

Crisis, crisis, crisis ambiental

Indira Kempis


May 24, 2019 Lectura 3 min

May 17, 2019
Lectura 4 min

INDIRAKEMPIS

#ParidadenTodo

Indira Kempis


May 17, 2019 Lectura 4 min

May 10, 2019
Lectura 4 min

INDIRAKEMPIS

El transporte público es un derecho

Indira Kempis


May 10, 2019 Lectura 4 min

May 3, 2019
Lectura 4 min

INDIRAKEMPIS

Paridad ya (como todo lo urgente)

Indira Kempis


May 3, 2019 Lectura 4 min

Comentarios