Las redes sociales nacieron para expandir tecnológicamente el desahogo de los seres humanos coartados en su expresión por los mecanismos antidemocráticos de la vida offline. El megáfono de la realidad se vierte en diferentes recipientes con rasgos definidos. Twitter, el juego del odio, no cambiará su esencia aunque lo compre Elon Musk.

El 25 de abril de 2022 el hombre más rico del mundo, Elon Reeve Musk, sudafricano nacionalizado estadounidense y canadiense, manifestó su poder adquisitivo al comprar la red del pajarillo azul por 44 mil millones de dólares. Para decirlo de un modo sencillo: en poco más del 54 por ciento de la fortuna de Carlos Slim, otro asiduo integrante de la lista de los más grandes magnates de Forbes.

El selecto grupo de los poderosos del dinero es encabezado por el multimillonario nacido en Pretoria que está cerca de cumplir los 51 años de edad, porque nació el 28 de junio de 1971. Posee una riqueza de 234 mil millones de dólares al cierre de esta columna.

Lo que se creía una excentricidad más del físico e inventor emprendedor al manifestar horas antes que se le ocurría comprar la plataforma que tanto le gusta, el asunto cambió de color pálido a un verde muy vivo cuando asomó la solvencia del ofertante.

De acuerdo a información de AFP, Musk puso en la mesa de los accionistas que pagaría como enganche los 22 mil 500 millones de dólares de su cuenta original de 46 mil millones en Morgan Stanley Senior Funding, una de las firmas bancarias líderes del mundo. El resto ofreció pagarlo con venta de acciones.

Musk manifestó públicamente que como usuario fan de la red del microblogging requiere hacerle cambios para mejorarla.

 “Twitter es la plaza pública digital donde se tratan asuntos vitales”, manifestó Elon como principal argumento de lo que llama más que un antojo. Algo debe ser cierto, cuando decidió invertir un poco más de la quinta parte de su fortuna.

Adelantó que entre los cambios iniciales que desea prohibir los bots, es decir, las ‘granjas’ de usuarios fake que son coordinados para atacar o adular a alguien y que pugnará por una real libertad de expresión.

 

También planteó que la red tendrá algoritmos de código abierto para aumentar la confianza y autenticando a humanos.

Hay que recordar que Musk es un hombre que participa en el terreno de los medios informativos y la tecnología desde hace años. Es CEO de Tesla, fabricante de coches eléctricos, así accionista de SpaceX, Neuralink y The Boing Company, empresas de productos energéticos. 

El multimillonario fundador de PayPal ha expresado en diferentes ocasiones que no le gusta hacer ejercicio, pero le gusta disfrutar del deporte como espectador de las artes marciales mixtas, ya que en su juventud temprana practicó tae kwon-do, judo y jiu-jitsu. Lo que le apasiona de verdad es los e-Sports y ser videogamer, degún reveló a GQ en entrevista de julio de 2021.

 

MEDIOS Y DEPORTE, REFUGIO DE RICOS

Una característica de los magnates modernos es el alcance que procura en el plano mediático y digital, así como su inserción en la industria del entretenimiento.

En los años 90, Silvio Berlusconi fue un adelantado a su época. Además de ser rico, político, empresario, abogado y periodista le gustaba aparecer en la escena pública con su personalidad controvertida. Compró diferentes cadenas de la televisión italiana y francesa, además de que adquirió al exponente más poderoso de este país en materia futbolística, el AC Milan.

Tipo visionario, creó el partido político Forza Italia, que se integraría a la coalición El Pueblo de la Libertad, la primera fuerza del poder en esa nación.

“Creó un coctel perfecto entre política, futbol y televisión. Un suero capaz de hipnotizar a los fans y detractores y en el que las fronteras de estos universos desaparecieron”, reseñó al respecto Daniel Verdú en El País.

Actualmente tiene 85 años de edad y su fortuna actual es de uno 6 mil 600 millones de dólares, según Forbes.

Carlos Slim, el decimotercer hombre más rico del mundo, nació hace más de 82 años en la Ciudad de México. Su riqueza está estimada en 81 mil 200 millones de dólares.

Su intención ha sido tener su propia cadena de televisión, algo que no ha podido concretar. Máximo accionista de las compañías telefónicas América Móvil y Telmex, así como de Uno TV y Marca Claro, canales web, más Claro Video, servicio de streaming, logró el hito de adquirir los derechos de transmisión de los Juegos Olímpicos de Río 2016, Tokyo 2020 y París 2024, y en un inicio quiso participar en la puja por la señal de los Mundiales de Futbol de 2022 y 2026. Al final, la máxima justa de este año fue cedida a TUDN y TV Azteca.

En enero de 2022, la compañía Claro Video anunció que estaba dispuesta a invertir 8 mil millones de pesos en un espacio del espectro televisivo de paga, lo que fue declinado, al menos por ahora, por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT). El impedimento era de carácter técnico, debido a que se pretende evitar una explotación indirecta de Telmex, que tiene prohibido acceder al segmento por su concesión.

En 2021, el dueño de Facebook, Mark Zuckerberg descartó su primera intención de comprar espacios de cadenas televisivas y expuso que se centraría en el Metaverso, o diseño de una realidad virtual superior con diseño de escenarios y atuendos digitales para los avatares de los usuarios que así podrán disfrutar, residir, interactuar y consumir dentro de la plataforma.

De cualquier modo, entre la vorágine de los deseos de conquistar el ecosistema digital la cacería está fuerte. Mark quiso comprar TikTok en 2016 y al no conseguirlo, tropicalizó su forma para crear los reels; algo similar a lo que hizo cuando tampoco logró la compra de Snapchat y “adaptó” algunas de sus características en Instagram y Facebook, las famosas stories.

EL JUEGO DONDE TODOS “NOS” ODIAMOS

El exceso de población en el plano físico genera una cada vez mayor preferencia de los escenarios virtuales para coexistir. Cada vez hay menos espacio offline y entrar a metros cuadrados virtuales da la sensación de tener más aire para respirar.

Pareciera que todo es un campo democrático si entra cualquiera como quiera, pero también es un terreno que sin límites puede resultar peligroso. 

Internet no ofrece un mundo ficticio, sino virtual, es decir, es un reflejo muy real que puede resultar estrambótico. Por su formato, de espacios reducidos para rebotar frases con mensajes muy directos, Twitter se ha convertido en la plataforma más propenso para el fermento el hate.

Como en un estadio de futbol, la gente acude a desahogarse, no a rezar. El encanto radica que en esta megápolis comparten e interactúan todos los usuarios con acceso a Internet y con una cuenta registrada: Estrellas y estrellados, medios fake y auténticos, empresarios e intendentes, famosos y entes anónimos, fans y fanáticos… Todos en un mismo sitio a punto de estallar.

Para muestra basta el anuncio del presidente de la Liga MX, Mikel Arriola, en la noche del martes 26 de abril, de la renovación del patrocinio con BBVA para seguir utilizando su naming.

La nota periodística es que a pesar de los acontecimientos funestos de la violencia en el futbol mexicano dentro de su torneo casero, en especial lo sucedido en la batalla campal que abarcó tribunas y cancha del Corregidora de Querétaro, la banca española decidió continuar con su confianza y un pago superior a 700 millones de pesos por contrato bianual. Es cierto que el plazo es más reducido que el convenio de estreno por cinco años concretado en julio de 2013, pero el vínculo sigue.

El trending topic, sin embargo, fue marcado por las interacciones de la gente que cuestionaba Arriola con críticas que iban desde su controvertido periodo al frente de la Comisión Federal para la Protección contra los Riesgos Santiarios (Cofepris) a su presunta incapacidad para frenar la violencia o gestionar las barras.

Acá, el hilo con la lluvia de ataques al exdirector del IMSS al informar el nuevo acuerdo con BBVA.

Será imposible para Musk resolver la parte del odio en Twitter, simplemente porque la maquinaria de desprestigio surge natural. La llamada a los fans es bajarle a su depuración catártica y que la convivencia mejore por la salud mental de todos los usuarios. #AsíSea

Fuentes externas: AFP, GQ, ESPN, Columnas del autor en Forbes.com.mx, el Heraldo de México y Fan Datos de CID Consultoría

¿Quién es Héctor Quispe?

Periodista y mercadólogo. Dirige CID Consultoría, casa de soluciones en cifras y contenidos enfocados en el fan y su identidad; es MBA en Dirección y Gestión de Entidades Deportivas, por la Universidad Europea de Madrid; tiene la especialidad de Periodismo Deportivo por el Programa Prensa y Democracia de la Universidad Iberoamericana. Coordina el Diplomado de Periodismo Deportivo Digital en la Escuela Carlos Septién García, y da clases en el de Marketing and Communication for Sports Brands, en la Universidad Anáhuac. Su análisis es consultado por diferentes medios en torno a negocios y deporte: MKT Business, Playboy MX, Red Forbes, MedioTiempo, Expansión, El País, Fox News, Telemundo, Televisa: Noticieros, Foro TV, TUDN e Infobae, entre otros. Es coautor del libro “Cómo hacer Periodismo Deportivo. Una visión Iberoamericana”, y publica esta columna cada jueves en la multiplataforma de Reporte Índigo.