Muchos dicen que Carlos Vela necesitó solo de tres minutos y dos errores groseros de, hay que llamarles de alguna manera, los defensas americanistas, no nos vayamos con la finta, Carlos Vela les pintó la cara toda la noche, no hubo forma de detenerlo cuando traía el balón, tampoco de descuidarlo cuando jugaba sin la esférica, su sola presencia hizo ver fantasmas a la muy maltrecha, no solo de ahora, zona defensiva de estas Águilas que desde hace tiempo vuelan muy bajito, lo indispensable para sobrevivir.

PAPELONES DEL “PIOJO” Y CÁSERES

El defensa americanista Sebastián Cáseres había hecho con un certero cabezazo a segundo poste el 1-0 en un centro de “córner”, jugada muy trabajada y de excelente ejecución.

Así se fueron al descanso previa bronca de Miguel Herrera, que rumbo al vestidor se hace de palabras y empujones con un auxiliar del LAFC que lo provoca con toda la pinta de hacerlo enojar, reventar y sacarlo de sus casillas, Miguel cae en esa aparente trampa, pierde el control, su temperamento lo traiciona una vez más y se sale del foco del partido, no se había acomodado el tapabocas cuando ya perdían dos a uno, luego lo mandan a la tribuna y ahí se pasa más de diez minutos alegando que quería sentarse más abajo en la grada, descuidando a su equipo que ya sufría sobre el terreno de juego, tache al “Piojo”, no aprende.

Feliz por su gol, Sebastián Cásares regresa junto con sus compañeros a la cancha para el segundo tiempo, sin duda lo deben haber felicitado mucho en el vestidor y así, como pavo real se quedó “en pausa”, se reanuda el juego cuando de forma totalmente inexplicable, con apenas un minuto en el segundo tiempo, tiene controlado y sin presión el balón en los límites de su área, cede un pase lateral ¡A Carlos Vela!, que no perdona, ese error espantoso era el uno a uno.

Mientras Miguel Herrera anonadado veía cómo su equipo se perdía en ese arranque de la segunda mitad, el América hace el saque después del gol perdiendo el balón en esa misma jugada, ¡sin que nadie busque recuperarlo!, el LAFC con las pilas recargadas aprovecha, mandan largo a velocidad a Carlos Vela que se lleva por piernas a Ramón Juárez, Carlos supera a Memo Ochoa que nada pudo hacer, dos a uno LAFC , dos de Carlos Vela, ya el tercero es para el anecdotario.

Fracaso total en la cancha del América que aunque luchó y hasta llegó al área rival lo hizo sin orden, parecían esfuerzos individuales de algunos y sin convicción de otros, fracaso también de Miguel Herrera, que en lugar de poner orden es traicionado por enésima vez por su temperamento y pierde concentración en pleitos callejeros, ni modo de pedir orden a sus jugadores si no predica con el ejemplo.

TIGRES PONE LA BARBAS A REMOJAR

“Tuca” y su gente deben estar revisando una y otra vez los juegos del LAFC, poniendo sus “barbas a remojar”, después de ver como no solo superan sino que hacen ver muy mal al Cruz Azul, más emproblemado por el caos de sus directivos y al América sin talento, imaginación, ni convicción para responder al LAFC ya acostumbrado a superar a nuestros equipos de Liga MX, León, Cruz azul y América en filia, supongo que al “Tuca” y sus Tigres no los agarrarán “papando moscas” con estos errores espantosos de sus colegas de la Liga MX.

Así las cosas pues, el grito desde las tribunas vacías de los directivos de la Liga MX es: “¡Tuca: El honor de la Liga MX está en manos de tus Tigres!”.