¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

El reciente escándalo de los elementos de Fuerza Civil y otros efectivos de la Dirección General de Investigaciones supuestamente involucrados en un homicidio el pasado domingo sigue sumando episodios.

Según el portal estadounidense Breitbart News, quien cita a fuentes internas de Fuerza Civil, lo que habría ocurrido la madrugada del 21 de abril fue un intento de extorsión, por parte de los elementos policiacos, a un presunto narcotraficante de 27 años, quien supuestamente cuenta con antecedentes de venta de droga en los Estados Unidos.

Mientras las investigaciones continúan para determinar si la víctima fue arrojada de forma intencional o si fue de manera accidental mientras la intimidaban para extorsionarla, lo verdaderamente preocupante es que, según las fuentes mencionadas, dos de los oficiales que ya fueron arrestados estarían adscritos unidad encargada de llevar a cabo investigaciones y arrestos de alto riesgo y, por tanto, cuentan con acceso a información sensible y privilegiada de inteligencia en materia de seguridad.

A pesar de los intentos de los funcionarios estatales por minimizar el hecho, es motivo de alerta la descomposición que se observa en la corporación Fuerza Civil.

¿Y la certificación?

El anuncio del secretario de Seguridad Pública, Aldo Fasci Zuazua, sobre desaparecer la Dirección General de Investigaciones, es sólo un paliativo para mitigar los cuestionamientos que envuelven, otra vez, a Fuerza Civil.

Esta corporación, que alguna vez fue considerada como modelo a seguir a nivel nacional, tiene como uno de sus grandes rezagos la certificación de sus elementos, y en esto tendría que enfocarse el secretario.

Fasci vivió en carne propia los años más álgidos de violencia que padeció Nuevo León, con los policías infiltrados por el crimen organizado y la falta de evaluaciones de los elementos.

En este espacio hemos adelantado que Fuerza Civil ha dejado de poner énfasis en la certificación, evaluación y profesionalización de sus efectivos.

Nos comentan que, precisamente los elementos involucrados en el crimen del pasado fin de semana, no contaban con esta prueba.

La evaluación permite a la Secretaría de Seguridad identificar los factores de riesgo que puedan vulnerar el desempeño de los policías.

El secretario tendría que iniciar la tan anunciada depuración a la que se comprometió cuando tomó la corporación, más allá de de hablar de la desaparición de una o más áreas en seguridad.

Perfilan delegado de Infonavit

Sería cuestión de horas o días, nos comentan, para que sea nombrado el nuevo delegado del Infonavit en Nuevo León.

Quien se perfila con mayores posibilidades es el actual gerente de Crédito en el instituto, Adolfo Guzmán López Collada, quien llegaría con el respaldo de Ricardo Canavati, el anterior delegado de Infonavit en la entidad y recientemente nombrado delegado del IMSS en Nuevo León.


* Esta opinión no refleja la del periódico
Comentarios