¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

Acapulco.-

La victoria del impresentable Nick Kyrgios en el Abierto Mexicano de Tenis este fin de semana en Acapulco equivale a ir al Cine VIP, acomodarse en esos deliciosos sillones reclinables, llamar al Mesero, pedir el Sushi favorito seguido de una deliciosa crepa con café capuccino, instalarse a ver cualquiera de las versiones de “La Guerra de las Galaxias” esperando la victoria de “los Buenos”, siempre apoyados por R2D2, y que de pronto aparezca Darth Vader como el gran triunfador con su Imperio del Mal.

RAFA NADAL O ALEX ZVEREV

Preclasificados como “Uno” y “Dos” llegaron a Acapulco como los grandes favoritos a disputar entre ellos la finalísima, tomando en cuenta que Rafa es hoy el “dos” del mundo, solo detrás de Novak Djokovic y Alex el “tres”, por delante de Roger Federer, mientras que el Australiano Nick Kyrgios llegó como el “72”, lugar más que mentiroso pues su talento lo ha situado en el top 10 solo que ahora venía de un rato sin jugar por diferentes motivos, lesiones entre otros, Kyrgios es un jugador incómodo, irreverente, soberbio y hasta tramposo cuando en muchas ocasiones utiliza tácticas más allá del reglamento para desestabilizar a sus rivales fingiendo lesiones, reclamando a los jueces por cosas absurdas, encarando al público, haciendo comentarios retadores a su rival entre puntos, por decir algunas de sus marrullerías por las que ha sido reprendido y hasta suspendido en varias ocasiones.

GRAN TALENTO

Más allá de estas cochinadas, Nick Kyrgios es un natural para el Tenis, grandes facultades, reflejos, fuerza en sus golpes, saque muy fuerte y preciso, saca tiros de fantasía en momentos inesperados, fintas espectaculares y gran velocidad de piernas, el Australiano se impuso a los tres top 10 del torneo, primero a Rafa Nadal, que lo tuvo en tres ocasiones en punto para set y para partido, pero no pudo cerrar lo que aprovechó Kyrgios para venir de atrás y ganarle al Español, que al final, y contra su costumbre, criticó al Australiano aunque admitió su derrota por sus propias fallas, luego superó a Stan Wawrinka con las mismas marrullerías, en la Semifinal superó al “9” del mundo, John Isner en un gran partido muy parejo que se define en muerte súbita en el tercer set para después superar sin muchos apuros a Alemán “Shasha” Zverev.

Nick Kyrgios está para cosas grandes; sin embargo, su temperamento, soberbia y patanería los utiliza como parte de su estrategia natural, es más, hace tiempo que no tiene entrenadores que no lo soportan ni él a ellos, si esta táctica le funciona se mantendrá entre los top 20 hasta que su Tenis requiera mejoras para meterse en el top 5 pero, bien visto, si él así es feliz seguirá dando estos tumbos, castigos, regresos, hasta que su temperamento le diga que hasta ahí y adiós… así de fácil…


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Mar 25, 2019
Lectura 3 min

Desde mi palco

Vaso medio lleno

Alfredo Domínguez Muro


Mar 25, 2019 Lectura 3 min

Mar 22, 2019
Lectura 3 min

Desde mi palco

Termina el cachondeo

Alfredo Domínguez Muro


Mar 22, 2019 Lectura 3 min

Mar 21, 2019
Lectura 2 min

Desde mi palco

¡Play ball!

Alfredo Domínguez Muro


Mar 21, 2019 Lectura 2 min

Mar 20, 2019
Lectura 2 min

Desde mi palco

Martino y los retos

Alfredo Domínguez Muro


Mar 20, 2019 Lectura 2 min

Comentarios