¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

La salida de Claudia Tapia de la bancada de Morena confirma que este grupo legislativo no tiene para cuando enderezar el rumbo en el Congreso local, y no se vislumbra alguna esperanza de comenzar a trabajar en equipo.

Con la complacencia del coordinador Ramiro González, esta bancada no ha logrado fortalecerse ni mucho menos trabajar en unidad, lo que ha repercutido en entregar en dos ocasiones la administración del congreso al Grupo Legislativo del PRI, encabezado por Francisco Cienfuegos.

La responsabilidad no es total por parte de Ramiro, pues en general los diputados no han aprendido que en el Poder Legislativo se hace política, y más allá de que existan las diferencias entre los miembros de la bancada, esto no debería de repercutir en el trabajo legislativo del grupo parlamentario.

Hoy, Morena queda relegado oficialmente como el tercer partido en el Congreso, con todo y la llegada de dos ‘refuerzos’ expriistas.

Tapia, anunció la creación de la una nueva bancada independiente, que se llamará “Morena Cuarta Transformación”, y sin duda esto deja mal parado no solo a Ramiro sino a otros de sus excompañeros a quienes señala por no seguir la agenda del presidente López Obrador.

Por cierto, mientras su grupo se diluye, la diputada Celia Alonso tuvo una ‘muy buena’ idea: que todos los lunes, al inicio de la sesión ordinaria, se toque el Himno Nacional y honores a la bandera. Hay prioridades.

Noé Chávez pide aportación

Al parecer molesto por la falta de avances en el Congreso local para dictaminar y aprobar una nueva Ley de la Movilidad, el director de la Agencia Estatal de Transporte Noé Chávez anunció que su dependencia será la encargada de regular a los conductores de plataformas como Uber o Cabify, quienes tendrán que pagar una ‘aportación’ del 1.5 por ciento de cada viaje.

La instrucción vino por parte del gobernador Jaime Rodríguez, y todo se formalizará mediante un reglamento que sería publicado esta misma semana en el Periódico Oficial del Estado.

Este cobro será bimestral, y mientras no sea Ley no puede ser un impuesto, por lo que la aportación será voluntaria. Lo recaudado será destinado específicamente para proyectos de transporte y movilidad.

Este tipo de servicios habían mostrado su disposición a ser regulados, pero habrá que ver su reacción a esta ‘aportación’ que estará por reglamento, y no en la esperada Ley de Movilidad.


* Esta opinión no refleja la del periódico
Comentarios