Y se filmó el peor episodio en la telenovela de Renato y el Club América. La empresa de Coapa dio de alta como registro emergente a un hombre absuelto por La ley, que antes fue acusado de violentar a su esposa. ¿Por qué una FMF que invierte millones de pesos en erradicar un grito incómodo de los estadios no interfiere? La doble moral juega.

Estimado fan, por cierre de edición, esta columna casi tenía que driblar el comunicado oficial de las Águilas justo dos horas antes de jugar de visita contra los Bravos de Juárez, luego de que un cúmulo de detractores daban por hecho desde dos días antes que el andino sería ‘repatriado’ por los azulcremas tras lesionarse el argentino Leo Suárez.

Tampoco se requeriría mucho esfuerzo para imaginar este escenario, porque el Reglamento de competencia de la Liga BBVA MX en su torneo Grita México A21 permite una opción de alta si se debe relevar a un elemento registrado por lesión grave que le impida ser tomado en cuenta, lo que finalmente se oficializó en la Jornada 5, luego de que al salir a la banca Renato ‘vuelve a casa’.

La duda es quién es acá el malo de esta película, la persona exculpada de delitos graves o el club que lo recontrata y si esto se va a quedar como una terrible historia más del anecdótico futbol mexicano.

Es necesario, entonces, revisar los pormenores del caso.

EL TRISTE CASO

Por su excelente rendimiento, el 10 de mayo del 2019 América le extendió el contrato a Renato Ibarra hasta el 2023. Sin embargo, por un problema extra cancha finalizó su ficha –su registro, que no su vinculación legal, porque posee su carta– el jueves 12 de marzo del 2020 tras su incidente personal que se volvió público.

El club habría hecho válida una cláusula especial que trata del comportamiento indebido.

Acá hay que tomar en cuenta todos los antecedentes. Por sus hechos sobre la alfombra verde Renato entra fácilmente a la categoría de crack. Llegó al América en 2016, tras jugar en el Vitesse de los Países Bajos. Como Águila, consiguió el título de Primera División del 2018, la Copa MX del 2019 y se proclamó Campeón de Campeones del 2019.

Sin embargo, el 6 de marzo de 2020 fue detenido por la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México tras participar en una gresca en el domicilio de su esposa, que lo acusó de violencia familiar, lesiones y tentativa de aborto y de  feminicidio. Lucely Chalá tenía 10 semanas de embarazo y fue hospitalizada bajo peligro de aborto.

La demanda fue asentada en la carpeta de investigación CI-FTL/TLP-4/CI-1/C/D00585/03/2020.

La directiva americanista decidió separarlo del plantel y publicó un comunicado muy elocuente distribuido en todas sus redes sociales.

“El Club América reitera su compromiso absoluto y cotidiano para contribuir a erradicar la violencia de género y a promover una cultura de respeto hacia las mujeres. En este sentido , reprueba tajantemente los actos realizados por el Sr. Renato Ibarra”, fue la misiva textual en hoja membretada con fecha del 12 de marzo del año pasado.

Según la versión de Lucely, su entonces pareja sentimental, Ibarra habría gritado insultos y ofensas. También habría dicho que no importaba si la mataban, según consta en el expediente CI-FTL/TLP-4/UI-1C/D/00586/03-2020.

Sin embargo, el 16 de marzo la presunta agredida retiró los cargos de las tentativas mencionadas y Renato salió del Reclusorio Oriente, después de una semana de estar encarcelado, para cumplir en libertad con su proceso de violencia familiar contra su esposa y la hermana de esta, Karen Chalá. Quedó absuelto de todo delito en su contra el 5 de abril del mismo año.

El ecuatoriano fue prestado por el América al Atlas el torneo anterior, a pesar de la reprobación pública general de la permisividad de la liga mexicana de permitir la contratación de alguien capaz de agredir a una mujer.

LA LESIÓN DE SUÁREZ Y LA REGLA

La regla más importante es que únicamente se podrá sustituir a un jugador de la Liga BBVA MX que haya sufrido una lesión que requiera tratamiento quirúrgico y/o que tarde al menos seis meses en recuperarse.

El 17 de agosto fue emitido el parte médico oficial sobre la lesión de Suárez, que deberá tener una recuperación de al menos cuatro meses en tratamiento, y luego de uno a dos meses de rehabilitación.

“La cirugía de limpieza articular por artroscopia y la plastia (reconstrucción) del ligamento peroneo astragalino anterior a la que fue sometido resultó exitosa. El tiempo de recuperación será de acuerdo a su evolución”, menciona el mensaje a medios informativos y redes sociales.

Eso significa que el América no podrá contar con este elemento el resto del torneo.

El límite de extranjeros por equipo es de 10, pero tampoco es un impedimento porque simplemente se sustituye un foráneo por otro.

Las suspicacias aumentaron cuando Renato, quien no hizo pretemporada con el equipo, de repente apareció entrenando con el plantel al momento de lesionarse Suárez.

ABSOLUCIÓN LEGAL, NO MORAL

La primera pregunta que habrá que hacerle a los dirigentes de la Federación Mexicana de Futbol es ¿dónde está la posición institucional de la Liga BBVA MX que tanto ha invertido en erradicar el grito incómodo en los estadios por resultar homofóbico y no puede arreglar la displicencia de un equipo agremiado que permite algo con una gravedad mayor?

¿Qué lógica tiene esto?

Del primer comunicado emitido sobre la separación de Ibarra para proteger los valores familiares y como contribución a erradicar la violencia de género ya no quedó nada en un contradictorio nuevo boletín donde se dedican a defender a Renato:

“El jugador ha solucionado sus problemas familiares. Su expareja e hijos le han acompañado  a entrenamientos y partidos. (…) Ha sido capacitado en materia de equidad de género, (…)

“Cabe mencionar que no tiene cargos pendientes de resolver y no recibió condena alguna”.

El documento expuesto en redes sociales remata con que en lo que va del año 111 integrantes han recibido capacitación en materia de no discriminación, equidad de género, lenguaje incluyente y diversidad sexual ante instancias gubernamentales.

Como se puede apreciar, eran más las excusas para poder tener la aprobación del público, que también dieron por hecho con “a la afición le agradecemos el apoyo”.

Los cargos retirados a Renato fueron los de tentativa de feminicidio y de aborto, pero siguió un proceso de violencia familiar, por lo que el argumento utilizado por el América para separarlo del club no cambió.

La Liga BBVA MX simplemente avaló el registro.

LO QUE VIENE

El primer problema del América es que se dio un tiro en el pie en cuanto a imagen con el clásico: no defiendas lo indefendible, porque no tiene caso.

El tema de la defensa de los valores universales del deporte ya descritos en cuanto a inclusión y estar en contra de la violencia queda manchada con esta decisión que la muestra como una entidad que con una actitud permisiva vulnera estos mismos principios.

Los responsables de la imagen pública e institucional del América no previeron que esta incongruencia puede ocasionarles algo mucho mas que pérdida de dinero o de adeptos. En una era donde es muy delicado siquiera trastocar estos valores.

Toda la gente merece una segunda oportunidad, por supuesto, pero por el bien del América y Renato, esta debió darse en otro lugar.

Si en redes sociales la simple posibilidad inundó del tema como trending topic, ahora que se confirma la especie, habrá que ver qué posición toman diferentes grupos sociales al respecto en estos espacios sin pudor ni recato.

El Club América, que despidió a juveniles que se burlaron de un himno feminista, dañó ahora su discurso con una medida contradictoria para proteger sus operaciones inmediatas, lo que sin duda es un mal negocio a la larga. Habrá que ver si podrá repararlo.

Fuentes externas: Twitter, Columnas del autor en El Heraldo de México, MedioTiempo.com, Red Forbes, y Fan Datos de CID Consultoría

¿Quién es Héctor Quispe?

Periodista y consultor. Dirige CID Consultoría, casa de soluciones en cifras y contenidos enfocados en el fan y su identidad; es MBA en Dirección y Gestión de Entidades Deportivas, por la Universidad Europea de Madrid; tiene la especialidad de Periodismo Deportivo, por el Programa Prensa y Democracia de la Universidad Iberoamericana. Coordina el Diplomado de Periodismo Deportivo Digital en la Escuela Carlos Septién García, y da clases en el de Marketing and Communication for Sports Brands, en la Universidad Anáhuac. Su análisis es consultado por diferentes medios en torno a negocios y deporte: Playboy México, Red Forbes, MedioTiempo, Expansión, El País, Fox News, Telemundo, Foro TV y TUDN, entre otros, además de que funge como Sénior Editor en el diario AM de Querétaro y la página análisis político SonPerfiles.com desde noviembre de 2020. Es coautor del libro “Cómo hacer Periodismo Deportivo. Una visión Iberoamericana”, y publica esta columna cada jueves en la multiplataforma de Reporte Índigo.