¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

Uno de los personajes más cuestionados ante la crisis de inseguridad que se vive en Veracruz, es sin duda el Fiscal estatal Jorge Winckler Ortiz. Por si el escarnio público no fuese suficiente, Winckler acumuló en los últimos días dos denuncias en su contra en la FGR, una presentada por el secretario general de gobierno Eric Cisneros por presuntos actos de omisión, y la segunda por supuestos actos de tortura en perjuicio del exdirector de Servicios Periciales de la Fiscalía General del Estado, Gilberto Aguirre Garza. A todo ello se suma la controversia por las deficiencias en el armado de las investigaciones en contra de ‘duartistas’, motivo principal por el que los colaboradores del exmandatario Javier Duarte han librado la justicia. En este contexto, y con este tipo de fiscales vuelve a cobrar vigencia la necesidad de una reforma constitucional para mejorar los métodos de selección para los titulares de las Fiscalías, pero sobre todo los mecanismos de evaluación y rendición de cuentas, de otro modo. ¿Cómo remover a un fiscal como Winckler que ha dado signos de incompetencia? ¿O complicidad?

Las dos vías para Romero Deschamps

Si hasta el momento el líder del sindicato petrolero Carlos Romero Deschamps sigue al frente del gremio, no es por su eficaz labor en favor de los trabajadores, sino que, debido a las prioridades de la cuarta transformación, ni la administración federal, ni la Secretaría de Energía, ni mucho menos el director de Pemex consideran prioritario voltear hacia el sindicato. Eso sí, ante las señales que ha recibido (sobre todo la exclusión de todos los actos oficiales) Romero Deschamps, nos comentan ha acelerado las reuniones con los dirigentes locales de cada sección, intentando hacer los últimos amarres de cara a su sucesión, la cual está tentativamente programada para finales este año. La pregunta es ¿llamará el dirigente a elecciones o será orillado a salir por la puerta de atrás?

Guardia a examen

Si el envío de efectivos de la Guardia Nacional a las inmediaciones de las instalaciones de la Estación Migratoria Siglo XXI en Tapachula, Chiapas fue acertada o no solo el tiempo lo dirá. Lo único cierto es que la situación ya había rebasado al Instituto Nacional de Migración. La Guardia ya comenzó a dar resultados desde las primeras horas de su llegada, queda la duda del mensaje que se está enviando con el endurecimiento de la política migratoria. Y siempre los militares al frente. Atentos.


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Jun 25, 2019
Lectura 3 min

Jun 24, 2019
Lectura 3 min

Jun 21, 2019
Lectura 3 min

Jun 20, 2019
Lectura 3 min

‎REDESDEPODER‬

Redes de poder: El desplante de Narro

Redes de Poder


Jun 20, 2019 Lectura 3 min

Comentarios