La división entre los integrantes del pleno del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación se hizo evidente nuevamente durante el inicio de esta semana, después de las presiones que ejerció el magistrado presidente José Luis Vargas Valdez al pedir a sus compañeros que le envíen el sentido de sus votos antes de las sesiones públicas, una solicitud que fue negada por cinco de los magistrados a través de un oficio: Felipe Fuentes, Reyes Rodríguez, Janine Otálora, Indalfer Infante y Felipe de la Mata; la única que no se sumó fue Mónica Soto, cercana a Vargas. Lo que más habría molestado a los magistrados es la amenaza implícita de suspender las sesiones si no compartían el sentido de su voto previo a su celebración, una actitud autoritaria que ha tomado tras sentirse respaldado por el partido en el poder, dicen. Pero con todo y el respaldo externo que pueda tener, la ruptura de la mayoría de los magistrados con él ya es irreversible.

Morena se aleja de Álvaro Obregón

Eduardo Santillán ve cada vez más lejana su aspiración de ser el próximo alcalde de Álvaro Obregón, no se ve forma de que pueda mantener la posición para Morena, pues además de que su compañera de partido, Layda Sansores, dejó la demarcación al revés, viejos conocidos lo están atacando. Y los viejos conocidos, nos cuentan, son gente que antes era cercana a él y le fue leal a Leonel Luna hasta su fallecimiento. Y ahora están de lado de su rival, Lía Limón. Parte de esa cercanía fue la que se difundió en redes sociales el día de ayer, cuando circuló que fue de los responsables del accidente de la Línea 12 del Metro, lo acusaron de irse a viajar al extranjero con recursos públicos, así como de violentar a mujeres. Aunque Santillán, según trascendió, denunció penalmente a Limón por la presunta difamación, el abogado morenista ya no tiene mucho que hacer y quienes antes lo ayudaron para ser delegado, ahora le están operando en contra.