A pesar de que ya se daba por un hecho de que antes de que terminara el mes de octubre habría un anuncio oficial sobre la convocatoria para la renovación del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), con el jaloneo de las últimas semanas en materia laboral y sindical, el anuncio podría ser pospuesto, nos dicen. Actualmente, la Secretaría del Trabajo, encabezada por Luisa María Alcalde, tiene otros frentes abiertos como el conflicto en la refinería de Dos Bocas o la “guerra fría” entre la CTM y la Catem por la titularidad de algunos contratos colectivos y, sobre todo, por ser la central obrera predominante. No solo es la renovación de la Secretaría General del STPRM y el relevo oficial de Carlos Romero Deschamps, sino la renovación de las dirigencias seccionales, en donde los ánimos entre los aún cercanos al exlíder sindical y los disidentes, siguen muy encendidos.

No olvidan el mayoriteo

Previo a la maratónica jornada en el pleno de la Cámara de Diputados, los coordinadores de oposición nuevamente señalaron la forma atropellada en que, consideran, legislan Morena y sus aliados. No les falta razón aunque quizá un poco de autocrítica porque algunos de ellos han estado del lado de los que “mayoritean”. Pero, sin duda, quien puso los puntos sobre las íes fue el coordinador tricolor Rubén Moreira, quien cuestionó que con esas formas, los legisladores del partido guinda lleven a buen puerto la Reforma Eléctrica. Y es que tal parece que los diputados de Morena le agarraron muy rápido el gusto a imponer su mayoría y, de momento, les sigue funcionando. Pero habrá que ver cómo les funciona cuando requieran votos de otras bancadas que no sean las del Verde o las del PT.

Mensajes cruzados

Nos dicen que la discusión interna en la bancada de Morena, para considerar o no algunos de los cambios propuestos por la oposición en la Ley de Ingresos y la Miscelánea Fiscal, también ha estado influenciada por otros externos, aunque con posturas encontradas. Por un lado los mensajes de la dirigencia nacionaly de Palacio en donde se reafirma que no requieren modificaciones; y por otra, desde la contraparte en el Senado en donde recomiendan hacer ciertos ajustes para que llegando a la Cámara alta no se les “corrija la plana”.