El gobernador de Chiapas, Rutilio Escandón, se encuentra en el ojo del huracán por los señalamientos que realizó el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) que, entre otras cosas, lo acusa de estar detrás del secuestro de dos zapatistas, de vínculos con el narcotráfico, de pactar con el ala radical de la CNTE y de desestabilizar deliberadamente al estado, por poner algunos ejemplos. Esto ha venido a tensar aún más la situación del gobernador Rutilio Escandón, quien ya era severamente cuestionado al interior de la 4T por la falta de resultados en un estado clave para el presidente López Obrador, y por no haber podido (o querido) desactivar la ola de violencia y el surgimiento de grupos armados. Se trata, en este momento, del mandatario peor valorado en Palacio.

Pantoja y el silencio de Silvano

El delegado de la Secretaría del Bienestar en Michoacán, Roberto Pantoja, cuestionó el día de ayer al gobernador Silvano Aureoles por no haber denunciado la supuesta injerencia del crimen organizado en la elección estatal, sino hasta después de los comicios… y no anda errado. Resulta que el funcionario federal, quien participó en la mayoría de las doce sesiones de la Mesa de Seguimiento del proceso electoral, dio a conocer que Silvano jamás expresó ninguna inquietud o mencionó el tema en dichas reuniones. ¿Por qué se esperó hasta confirmar la derrota de su candidato? Se preguntan en tierras michoacanas.

Colapso en Acapulco

Los últimos días de la administración de la alcaldesa Adela San Román en Acapulco, nos dicen, pintan para ser de pesadilla para una parte importante de la población, pues a los problemas de inseguridad se ha sumado un colapso en los servicios públicos. Además de los problemas usuales de falta de agua potable en muchas colonias del puerto, en los últimos días se suspendió el servicio de recolección de basura en el municipio. En resumen, según palabras de la propia edil, ya no hay recursos para pagar el servicio de recolección, y tampoco para llevar pipas a las zonas en donde ha habido falta de agua potable. Ante esta situación, la Secretaría de Salud de Guerrero ya envió un exhorto al ayuntamiento de Acapulco para que resuelva la situación que puede ocasionar importantes daños a la salud, sin pasar por alto la afectación a la imagen urbana del desarrollo turístico.