Muy contenta salió de Palacio Nacional Evelyn Salgado Pineda, gobernadora de Guerrero, luego de la reunión con el presidente López Obrador. Para el 10 de febrero estaría programada una visita al estado para dar el banderazo a la construcción de los caminos rurales en La Montaña. Serán 28 caminos en 23 municipios con una inversión de dos mil 100 millones de pesos. Al salir, recordó que aún hay un tema que no ha tratado con el primer mandatario: la venta de las niñas en la Montaña de Guerrero. De la licencia que pidió su padre, el senador Félix Salgado Macedonio, afirmó que fue una decisión personal. Y ante la insistencia de que Salgado Macedonio influye en su Gobierno expresó tajante “como cualquier hija, son bienvenidas las opiniones, los consejos que se tengan, pero las decisiones finales las toma Evelyn”. Al Presidente le llevó de regalo una cajita de Olinalá.

Alianzas firmes, partidos en choque

Aunque las dirigencias nacionales del PRI y del PAN mantienen sólida su coalición electoral, al interior de los partidos continúan abriéndose nuevos frentes que amenazan con debilitar la alianza opositora. En el tricolor, la propuesta para que los exgobernadores, Claudia Pavlovich y Carlos Miguel Aiza, se integren como diplomáticos de este Gobierno trajo reacciones a favor y en contra de una hipotética expulsión del partido; y en el blanquiazul, la “tibia” condena de la Secretaría de Igualdad del partido a los dichos discriminatorios de algunos de sus integrantes también provocó el rechazo y ataques de los grupos más radicales de derecha del partido. Mucha inestabilidad, nos dicen, con las campañas a la vuelta de la esquina.

Hablar de nepotismo

El grupo parlamentario de Morena en el Congreso de la Ciudad de México salió con las armas por delante a reprobar y evidenciar el nepotismo y el pago de favores que están haciendo los alcaldes de oposición al colocar a sus cercanos en sus gobiernos, con sueldos de más de 50 mil pesos. Sin embargo, nos cuentan, Morena omite mencionar que en el propio Congreso también existen estas prácticas, ya que hay dos casos en donde la influencia de sus militantes logró que metieran a sus cercanos en la nómina.

Primero, el alcalde de Gustavo A. Madero, Francisco Chíguil, tiene a su familiar, Andrés Chíguil Pucheta, trabajando en Recursos Humanos y el exdiputado de Morena, Rigoberto Salgado, tiene a su hijo Raúl Salgado trabajando en la Jefatura de Contenidos Digitales. ¿Se les olvidaron estos casos?