En 2020, año en que inició la pandemia, se aprecia una baja en las atenciones en centros de salud por motivos relacionados con infecciones de cualquier tipo, de acuerdo con las bases de datos de la Secretaría de Salud federal. Las cifras indican que de 60 mil 178 atenciones reportadas en 2019 se pasó a 37 mil 975 consultas, lo que representa una caída de 36.9 por ciento en las solicitudes de atención médica por estas causas. Aunque las estadísticas son preliminares, ya que falta considerar las atenciones del mes de diciembre, la cifra es paradójica precisamente porque en momentos en que se vive una pandemia es cuando da más miedo acudir a un hospital, y más a uno público; es evidente que las personas hacen un esfuerzo para acudir a tener atención en un centro hospitalario privado. La atención en salud del Estado se ha centrado en el tema COVID-19 y este año no se ve que pueda ser de otra manera.

Advertencia a Noroña

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación determinó que el diputado Gerardo Fernández Noroña ejerció violencia política de género en contra de la diputada panista, Adriana Dávila Fernández, por lo que, como parte de la reparación del daño, deberá ofrecerle una disculpa a la legisladora. Noroña, según lo declarado en sus redes sociales, no ha sido notificado formalmente, y tras haber impugnado ya en una ocasión una resolución inicial del INE, no parece que Fernández Noroña vaya a acatar de buenas a primeras. En caso de no hacerlo, el diputado será incluido en el Registro de Violencia Política contra las Mujeres, lo que le impediría participar en el próximo proceso electoral del 6 de junio, donde buscará la reelección. ¿Se llegará a tanto?

Apoyo oportuno

Los diputados del Congreso de la Ciudad de México y los posibles precandidatos saben que en enero comenzó la parte interesante de las precampañas así como de las encuestas para elegir candidatos. Por ello, nos comentan, la diputada local por Tlalpan, Gabriela Osorio Hernández, está donando su sueldo de enero para apoyar los programas para atender la contingencia sanitaria en su distrito. Nos cuentan, sin embargo, que estas acciones despertaron recelos en la bancada de Morena, pues en diciembre y en meses anteriores, cuando otros donaban dieta y aguinaldos, Osorio Hernández se negó. Al parecer el afán electorero de la joven legisladora la dejó mal parada.