Un informe de la Fiscalía General de la República indica que en este sexenio se han autorizado cinco mil 426 intervenciones a las comunicaciones privadas. Llama la atención que la cifra solo se refiere a las intervenciones que fueron autorizadas por una autoridad judicial. En México, las intervenciones telefónica, de correo electrónico y cualquier otra forma de comunicación tiene que contar con elementos suficientes para llevarse a cabo; pero, evidentemente también se da captación de información para uso político. Esta última es la que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador afirma que es la que ha desaparecido, de tal manera que en esta administración –se presupone– no habrá audio escándalos como aquél que tanto le gusta rememorar en el que aparece la voz de Lorenzo Córdova mientras se burla del modo de hablar de una persona de origen indígena.

Panistas presionan por puestos

Tras el espaldarazo esperado por parte de Marko Cortés a la candidatura de Carolina Viggiano para la gubernatura de Hidalgo, ahora los panistas locales están “amagando”, nos dicen, con una división en las bases de cara a la campaña y la elección, una estrategia, nos hacen ver, que estaría más enfocada en la búsqueda de posiciones por parte de algunos líderes, quienes no se quieren quedar fuera del reparto, sobre todo porque las posiciones para panistas serían muy pocas. Es cierto que la dirigencia nacional blanquiazul prácticamente tomó la negociación con el PRI en sus propias manos, sin tomar en cuenta a la estatal, pero no menos cierto es que realmente el PAN en Hidalgo no tuvo una carta fuerte para competir.

Diezmados

Si bien la cifra de hospitalizaciones por COVID-19 se ha mantenido en niveles bajos a pesar del aumento en los contagios, existe ya cierta preocupación, tanto el en sector público como en el privado, por la cantidad de contagios que se empiezan a ver entre el personal médico, lo que ha diezmado sus capacidades de atención. De momento la situación está controlada, pero ante un hipotético aumento en los casos de médicos y enfermeras, combinado con un repunte en hospitalizaciones, mantiene en vilo a las autoridades. Atentos.