En medio de todo el debate y jaloneo político por la posible modificación de leyes secundarias en materia electoral, nos hacen ver que quienes se han mantenido al margen han sido los legisladores federales y dirigentes de los aliados de Morena: el Partido Verde y el PT. Y es que, nos dicen, de sacar adelante estas negociaciones estos partidos podrían resultar seriamente afectados, sobre todo si se reforma lo relativo al presupuesto que se entrega a los institutos políticos. Cierto que en la discusión de la reforma electoral los diputados de ambos partidos acompañaron con el discurso su aprobación, pero ¿lo habrán hecho a sabiendas de que no pasaría? Atentos.

Problemas tecnológicos

Además de los cuestionamientos de la oposición porque no se circuló el dictamen de la reforma electoral previo a la reunión -como se estipula- durante la sesión en comisiones en San Lázaro, donde se presentaría el documento, los legisladores tuvieron que batallar con la tecnología. Y es que, ya iniciada la reunión, se anunció que el dictamen llegaría directamente a los correos de los diputados, lo cual retrasó el inicio, pues se esperó la confirmación de los mismos. Pero, una vez que se recibió, lo que se envió fue un enlace que nadie podía descargar porque se les olvidó darle acceso a los integrantes de las comisiones para molestia de todos. A veces, ni cómo ayudarles.

Desairan a Silvano

Aunque Silvano Aureoles, el exgobernador de Michoacán, se destapó en buena lid rumbo a 2024, en la dirigencia del PRD, Jesús Zambrano no está muy conforme. Nos cuentan que en algunos estados donde Nueva Izquierda, franquicia de los Chuchos, domina la estructura burocrática del partido del sol azteca tiene la instrucción de hacerle vacío a los eventos del precandidato. Ya se hizo notoria la lejanía de Zambrano, pero tampoco tiene cartas fuertes. En su momento, mencionó al senador Miguel Ángel Mancera, pero se autoeliminó al votar en favor de la permanencia de militares en las calles. Y el exministro José Ramón Cossío fue otro nombre que barajó, sin embargo, le falta trabajo político y de calle, además de que no estaría realmente en su interés.