Existe mucha preocupación en el Partido Acción Nacional porque la campaña de Yolanda Cantú, candidata a la alcaldía de Monterrey, nada más no levanta. Y es que prácticamente se está quedando sola, cada vez con menos respaldo.

Es por eso, nos dicen, que las candidatas panistas a una diputación local y federal para la capital regia, Claudia Caballero, Mirna Grimaldo y Annia Gómez, han decidido apretar en su campaña por su cuenta y buscar el voto solo para ellas.

A Yolanda, durante los recorridos, se le ha visto sin compañía de las diputadas desde el 14 de abril a la fecha, cuando estuvo en un parque haciendo un compromiso con los regios, acompañada de Grimaldo y Fernando Larrazabal, candidato albiazul a la gubernatura.

Sólo falta, para culminar su fracaso, que el día de la elección la estructura panista se incline en favor de otro candidato a la alcaldía de Monterrey y la deje sola. Nos dicen que hay mucha presión en el PAN por el avance en las preferencias que ha tenido Movimiento Ciudadano en las campañas a diputados locales, pues esto tendría como resultado para el panismo perder curules en el Congreso.

Veremos si Caballero, Grimaldo y Gómez se acercan a los recorridos de Yolanda y la respaldan, y si el panismo en general la termina arropando.

Tijerina, el emecista cercano a Medina

Horacio Tijerina, de Movimiento Ciudadano, resultó ser cercano colaborador de Humberto Medina Ainslie, padre del exgobernador Rodrigo Medina.

Tijerina presume, en su experiencia laboral, el haberse desempeñado como director de Consultoría Legal de la Consejería Jurídica del Gobernador de Nuevo León, pero pareciera que intencionalmente esconde las fechas en que estuvo desempeñando este cargo, algo que levanta mucha suspicacia.

Se le preguntó a Tijerina cuál fue su periodo ocupando este cargo, pero se negó a proporcionar la información, y su única respuesta fue que se le preguntara a Alejandro Silva, quien negó estar asignado al departamento de prensa del partido naranja.

Nos aseguran que Tijerina recibía y respondía directamente a las órdenes de Medina Ainslie durante el sexenio de Natividad González Paras, cuando el padre del controvertido exgobernador era vocal de la Consejería.

Sin duda, la falta de transparencia para aclarar si trabajó o no con Medina Ainslie bien podría caer en la categoría, muy de moda ahora, de la “vieja política”, eso que tanto critica su partido en Nuevo León, principalmente el candidato a la gubernatura, Samuel García.