A casi un mes de que fue encontrada sin vida la joven Debanhi Escobar en el Hotel Nueva Castilla, ¿qué es lo se sabe de su muerte? Prácticamente nada. Aún con todos los informes de la Fiscalía, el caso parece estar lejos de esclarecerse.

No se tiene aún causa de su muerte, siguen las dudas acerca de si fue asesinada, como señala el padre, Mario Escobar, o murió por accidente, como sostiene la Fiscalía General de Justicia, a cargo de Gustavo Adolfo Guerrero.

No hay detenidos tampoco y no existe una autopsia confiable que pueda esclarecer esta muerte, y la ciudadanía pueda saber la verdad en este caso. Todas estas ineficiencias han obligado a las autoridades estatales a que ahora se realice un tercer peritaje, así lo anunció Ricardo Mejía, subsecretario de Seguridad Pública federal.

Mientras que Griselda Núñez, titular de la Fiscalía Especializada en Feminicidios, dijo que, si es necesario, recurrirán a la exhumación del cuerpo de la joven. Pareciera que esclarecer la muerte de Debanhi tardará aún más tiempo. Sin duda, este caso pone en evidencia a una Fiscalía ineficiente.

Falló el pronóstico de Navarro

El secretario de Gobierno de Nuevo León, Javier Navarro, emitió un mensaje horas antes de que se llevara a cabo la marcha por la jornada de luto por los feminicidios, pero realmente falló en su pronóstico.

Ni aparecieron los reventadores, los anarquistas, mucho menos se le quitó la legitimidad a los manifestantes sobre la violencia contra las mujeres. Y, por si fuera poco, también resultó fuera de lugar en señalar, sin pruebas, a la administración anterior por la actual crisis de violencia de género que se vive en la entidad.

Habrá que recordarle a Navarro, que en Nuevo León se tiene un grave problema social de violencia contra las mujeres y en el entorno familiar, y parte de su trabajo es erradicar y prevenir que más mujeres sean violentadas.

La realidad es que hubo quien en su postura percibió una advertencia para quienes salieran a manifestarse, pues Navarro adelantó denuncias y, además, montó un cerco policial a las afueras de Palacio de Gobierno y otros estuvieron acompañando a las mujeres.

Vaya contraste con lo que había presumido horas antes la secretaria de Participación Ciudadana, Ximena Peredo, quien dijo que había un gobierno abierto.