¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

La llegada de Diana Luisa Adame al frente del Sistema de Radio y Televisión de Nuevo León ha generado conflictos internos y muchos trabajadores han resultado afectados por el cambio de dirección, sobre todo los del grupo que dejó el exdirector Osvaldo Robles.

La gente de confianza del ahora exdirector fue degradada laboralmente, nos comentan, comenzando por Verónica de la Rosa, brazo derecho de Robles, Gerardo López Moya y otro grupo de empleados, que sin deberla ni temerla, fueron relegados laboralmente o, en algunos casos, separados de sus cargos.

Y es que, con Adame también llegó a Canal 28 otro grupo de colaboradores que estuvieron con el secretario de Gobierno, Manuel González, y que traen choque muy fuerte con varios reporteros y camarógrafos, incluso algunos sindicalizados.

Los afectados que aún conservan su trabajo ya tomaron una posición: no firmarán las renuncias que están en sus escritorios y piensan orquestar una visita al Sindicato de Trabajadores del Estado para buscar cobijo y protección durante los siguientes meses.

De seguir adelante con esta estrategia, se pronostica para lo que queda del año, al menos, un choque entre el titular del Ejecutivo con el líder sindical Juan Manuel Cavazos Uribe, quien no tiene la mejor de las relaciones con Jaime Rodríguez Calderón ni con otros miembros del gabinete estatal.

PIN parental, Legislar en retroceso

Aunque la discusión para reformar la Constitución local y establecer el llamado PIN parental fue pospuesta por tiempo indefinido, debido a la controversia que se ha generado en los últimos días, la mayoría de los diputados locales aprobaron el día de ayer otra reforma en materia de educación.

Se trató de una modificación al Artículo 7, impulsada por el diputado Juan Carlos Leal (quien también es el principal impulsor del PIN parental) que establece que en la educación de los menores de edad se promueva el respeto a la vida “desde la concepción hasta la muerte natural”.

Un aspecto que los diputados no tomaron o no quisieron considerar es que la reforma que establece el derecho a la vida desde la concepción fue impugnada mediante una controversia constitucional y no ha sido resuelta. En ocasiones parece que importa más impulsar agendas particulares.

Nos aseguran que un grupo de abogados ya está cabildeando con la ministra Yasmín Esquivel Mossa para que resuelva el acto de inconstitucionalidad en el que incurrió el Congreso local, por lo que tarde o temprano la propuesta de Leal Segovia quedará sin efecto y poco le durará el gusto de presumir su “logro”.


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Jun 1, 2020
Lectura 3 min

Comentarios