¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

Entre el gremio sindical y la clase trabajadora de Nuevo León existe mucha inquietud por el regreso a los centros laborales del personal de industria considerada como actividad esencial.

Una de las principales razones de preocupación es que no han visto una campaña por parte de ninguno de los tres niveles de gobierno dirigida tanto a los empleados como a los patrones de las empresas que reanudarán actividades el próximo 1 de junio.

¿Cuál es el mensaje que consideran que ha hecho falta? Uno dirigido a los trabajadores, de que se abstengan de presentarse en los centros de trabajo si presentan algún síntoma que pueda estar relacionado con el coronavirus y otro dirigido a los patrones, para que tengan tolerancia con los empleados que puedan presentar algún riesgo.

El mayor temor es que puedan registrarse nuevos brotes en los centros de trabajo si este regreso no se da en un contexto de prevención adecuada.

¿Por qué no enviar las unidades de drive thru a los mayores parques industriales para realizar pruebas?

¿Estarán dispuestas las empresas a realizar pruebas masivas en sus espacios?

Parece que aún quedan muchas interrogantes por contestar antes de que regrese la actividad industrial en la entidad.

Pin parental al pleno

Nuevo León hoy podría convertirse esta tarde en la primera entidad en México en establecer en su Constitución local el llamado pin parental, aunque con esto se vulnere la Constitución federal.

Preocupa que los diputados busquen replicar la ideología de ultraderecha del partido político español Vox, el cual impuso en la ciudad de Murcia, en España, el pin parental, que dicho sea de paso, quedó suspendido porque viola la Constitución española. Y esta figura en México también se contraviene al artículo 3 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Si no hay cambios de última hora, los diputados del Congreso local pretenden subir hoy la propuesta del diputado Juan Carlos Leal Segovia y aprobar que los padres tengan el derecho permanente de escoger la educación de sus hijos, un calca de lo que quiso hacer Vox en España.

Hay una minoría de diputadas y diputados que se han opuesto a esta iniciativa y además han advertido sobre su inconstitucionalidad. Sin embargo, por increíble que parezca en pleno 2020, el legislador de la bancada de Encuentro Social podría sacar los apoyos necesarios para que se apruebe este retroceso, algunos activamente con su voto y otros que sospechosamente podrían abstenerse o ausentarse. Ya lo veremos.


* Esta opinión no refleja la del periódico
Comentarios