La renuncia de Jesús Horacio González a la dirección de Parque Fundidora sorprendió a más de uno. En una carta de agradecimiento sólo dice que la causa fue por temas profesionales y personales, y habla de mucha gratitud por la oportunidad de haber podido desempeñarse como director.

Deja este cargo justo a unos cuantos días de la celebración del evento masivoPa’l Norte, que dejó severos daños en árboles, basura y desechos humanos por fugas de los sanitarios móviles que se colocaron para los asistentes.

Lo que también llama mucho la atención es que Jesús Horacio se había pronunciado públicamente por regresar la vocación del parque, aunque realmente en la práctica no se vio esta intención, o bien, no lo dejaron tomar esta vía. Y ahora hay más eventos masivos que están acaparando incluso más espacio.

Nos dicen que en realidad quien toma todas las decisiones en el Parque Fundidora es el presidente del Consejo de Administración, Bernardo Bichara, por lo que se le ha restado independencia en las decisiones al director de este espacio público. A ver quién entra al relevo.

La aportación de agua

Que siempre sí. Luego de que Juan Ignacio Barragán, director de Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey, dijo que los industriales que no querían ceder agua de los pozos que tienen concesionados por parte de Conagua, ahora aportarán 20 millones de metros cúbicos del líquido al año.

Esto lo informó ayerRodrigo Fernández, presidente de Cámara de la Industria de Transformación (Caintra) de Nuevo León.

Este anuncio se concreta tras la reunión de integrantes de este organismo con el presidente Andrés Manuel López Obrador. Finalmente la intervención del presidente hizo que los empresarios suavizaran la postura inicial y cedieran el líquido en un momento de desabasto de agua.

Y es que, realmente, el aportar agua a los ciudadanos, que para ellos tiene un costo muy bajo, lo debieron hacer sin necesidad una intervención presidencial. Ahora habrá que ver cuánto porcentaje representan estos millones de metros cúbicos con lo que tiene asignado porConagua, y así ver que tan “generosos” fueron con los neoleoneses.