¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

El secretario de Economía y Trabajo de Nuevo León, Roberto Russildi Montellano, junto con empresarios y sindicatos locales, comenzó las reuniones virtuales para buscar estrategias para evitar el menor daño posible, económicamente hablando, para las compañías y para los trabajadores por la contingencia del Covid-19.

Por lo pronto, ayer estuvieron reunidos representantes de las compañías cementeras, cerveceras y manufactureras para revisar los contratos con los trabajadores sobre el tema de salarios y acordaron una nueva reunión para la tarde de hoy.

Todos los sindicatos, nos comentan, han mostrado flexibilidad con las empresas, pues están conscientes de que tienen que cooperar para librar este mes, y estarían dispuestos a recibir una reducción temporal en el sueldo de los trabajadores.

Nos aseguran que los sindicatos están en desacuerdo en la declaratoria por contingencia o emergencia por causa mayor anunciada por Gobierno federal, pues legalmente perjudica tanto a empresarios como a los trabajadores.

El líder sindical de los casinos, Félix Coronado, señala que en lugar de que se le pague, por citar un ejemplo, mil 800 a un trabajador por semana, que reciba unos 900 pesos para que pueda subsistir este mes, y con esto ayudar a la empresa a que no despida empleados, porque estaría peor.

Esa es la propuesta del empresariado y los líderes sindicales, pero aquí será importante que realmente los trabajadores estén de acuerdo y que no sea una medida unilateral.

Reflectores para Fomerrey

Vaya encomienda que le dio el gobernador Jaime Rodríguez Calderón a Eugenio Montiel Amoroso, director ejecutivo de Fomerrey e Instituto de la Vivienda de Nuevo León: nada menos que el armado de toda la logística necesaria para operar las tarjetas de las 100 mil despensas que anunció recientemente el mandatario como medida de apoyo a las familias.

A Montiel, por supuesto, no le cae nada mal el reflector, pues trae proyecto político para 2021, ya que estaría buscando llegar a la alcaldía de Monterrey.

Pero para el funcionario podría ser un arma de dos filos, ya que, si bien puede beneficiarse de esta exposición, lo cierto es que ante cualquier inconveniente o señalamiento por la operación de este programa, podría tener que pagar el costo político, ya que él será el rostro más visible en las entregas, aunque coordinará las mismas junto con personal del DIF y de Desarrollo Social.

No vaya a ser que por estar concentrado en fortalecer su proyecto, descuide el fuego amigo en estos tiempos preelectorales.


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Jun 1, 2020
Lectura 3 min

Comentarios