La reunión sobre el próximo presupuesto, en lo “oscurito”, del coordinador de la bancada de Movimiento Ciudadano (MC), Eduardo Gaona, con el gobernador Samuel García y con los líderes de los grupos legislativos del PAN y PRI, Heriberto Treviño y Carlos de la Fuente, respectivamente, sigue dando mucho de qué hablar en los pasillos legislativos.

Nos aseguran que a el interior de la bancada del partido naranja existe mucha molestia por parte de las diputadas debido a las negociaciones paralelas de Gaona, no sólo por la falta de cortesía política, sino porque está haciendo exactamente lo mismo que ellos criticaron cuando se reunieron los alcaldes con panistas y priistas.

Gaona, nos dicen, ya ha fracturado la relación en el interior de este grupo legislativo, algo que quizá no hubiera pasado con otra coordinadora. Pero, la molestia también está en las coordinadoras de Nueva Alianza, Consuelo Gálvez, y de Morena, Jessica Martínez.

El líder de la bancada emecista no tuvo más remedio que acercarse con Gálvez para suavizar un poco la relación, mientras que, con Jessica, podría buscar un encuentro durante la sesión del día de hoy. Veremos qué reacción tiene Raúl Lozano del Partido Verde Ecologista de México.

Permiso para contaminar

El gobernador Samuel García anunció un “impuesto verde” a 180 empresas contaminantes. Una propuesta que había venido proyectando desde 2015, junto con otras contribuciones, cuando inició como diputado local de Movimiento Ciudadano.

En ese entonces, su propuesta fue rechazada, y solo pasó el impuesto a los centros de apuestas, que quedó eliminado.

Para mitigar la contaminación se necesita que sean reubicadas las más contaminantes, tal como lo sugiere el Centro Mario Molina. Algunas voces nos dicen que este anuncio fue para justificar la aplicación de la verificación.

Y bueno, la declaración del secretario de Medio Ambiente, Alfonso Martínez, en el sentido de sembrar un millón de árboles, pero en la sierra, no contribuirá en nada para mitigar la mala calidad del aire.