¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

Las cúpulas priista y panista continúan negociando los términos de su alianza electoral en Nuevo León para 2021, ya con mucha presión por el tiempo, pues el plazo para confirmar la coalición termina hoy a las 12 de la noche.

Aunque al cierre de esta edición había confianza en que se cerrara un acuerdo, hay muchos puntos que aún no quedan definidos y en los que aún no se acercan del todo las posturas.

El primero y más importante es la candidatura a la gubernatura, la joya de la corona. La versión oficial es que no es momento de definir un candidato y que se está trabajando primero en una plataforma político-electoral, pero lo que terminará por definir, o no, el acuerdo, pasa por quién estará dispuesto a ceder.

Tanto el PAN como el PRI están reacios a dejar la candidatura, aunque al menos hay un acuerdo para que el partido que se quede con el candidato a la gubernatura permita al otro poner candidato en Monterrey.

Si el PRI se impone, el tricolor mejor perfilado para la gubernatura es el alcalde regio Adrián de la Garza; mientras que en el PAN la situación no está nada clara, y menos después de que el senador Víctor Fuentes descalificara la posible alianza.

Esa indefinición del PAN podría jugar en favor del PRI.

¿Un candidato de unidad? Ese podría ser Ildefonso Guajardo, el favorito de la IP, que en las últimas horas ha presionado a estos partidos para formar un frente para frenar a Morena.

El revés ciudadano en el SEA

Las diferencias entre organizaciones ciudadanas llevaron al fracaso el proceso de reponer las vacantes del Comité de Participación Ciudadana (CPC) del Sistema Estatal Anticorrupción.

No se trata de falta de voluntad, sino de recursos legales promovidos por aspirantes al CPC, como el amparo de Salvador Benítez, o la jueza que ordenó la suspensión de este recurso legal, que resultó ser esposa de un candidato; el Comité de Selección (CS) planteó una recusación por esta relación matrimonial, que no abona a la imparcialidad. Por eso llama mucho la atención que Mariela Saldivar no hable de la reposición, lo que no permite avanzar.

Además, habrá que recordarle a la legisladora que hay otro amparo promovido por Orlando Cantú Miller. Como bien dice la integrante del CS, Cintia Smith, el conflicto entre organizaciones civiles sólo trae como consecuencia inmovilidad en el proceso.

¿Sí le quedará claro a la legisladora? Por cierto, en la sesión del CS se señala a Benítez de tener parado todo. No es un tema de interpretación de la suspensión, sino de legalidad.


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Nov 26, 2020
Lectura 3 min

Nov 25, 2020
Lectura 3 min

Comentarios