La multa por el retraso de la llegada de 745 unidades chinas va a ser de prácticamente nada y le va a salir muy barata a los incumplidos.

Hernán Villarreal, secretario de Movilidad estatal, ha exhibido una falta de pericia inédita, pues nunca previó que esto pudiera pasar, quien sabe si por exceso de confianza o por qué otras razones. La realidad es que firmó un contrato, en donde la sanción es mínima para el consorcio conformado por Ticsa, Attendo y Jeca Movility.

Sin duda, estas empresas no tienen la culpa al obtener un contrato con sanciones laxas, pero, se tiene que cuestionar a Villarreal por este tipo de documento ventajoso para el consorcio. Levanta muchas dudas este contrato, sobre todo en la parte de los funcionarios estatales que estuvieron involucrados.

La sanción, nos dicen, es de 8.2 pesos diarios por cada camión no entregado, que representa 0.01 por ciento de la renta mensual que es de 82 mil pesos. No han llegado 745 unidades que, multiplicados por 365 días, es decir, un año, serían 2.2 millones de pesos.

Las empresas pueden tardar todo el año en no entregar las unidades, pues la multa no representa nada para el negocio que significa el arrendamiento de las unidades.

Señalamientos tardíos de Barragán

El director de Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey, Juan Ignacio Barragán, dio a conocer que los habitantes de San Pedro fueron los que más consumieron agua en el momento crítico de desabasto, pero más allá de cuestionar al municipio, se critica el momento en que se da a conocer este dato.

Resulta cuestionable que Barragán lo haga ya después de haber pasado el peor momento de la crisis. El uso doméstico en este municipio fue de 20 metros cúbicos y, en su momento, no se tomaron las medidas pertinentes para reducir el gasto diario del líquido.

Incluso se está cuestionando si no se privilegió a los vecinos porque los tanques de agua que están en San Pedro nunca tuvieron desabasto, una información que Barragán ofrecía diariamente y, a pesar de ello, no se sabe que se hayan tomado medidas para equilibrar la balanza.

¿Por qué no se aplicaron recortes o reductores de líquido como en otros lados? Simplemente no hay explicación, mucho menos de que hoy se señale a San Pedro como la entidad que más consumió agua.