El mensaje de Gustavo Adolfo Guerrero, titular de la Fiscalía General de Justicia de Nuevo León, dirigido al gobernador, Samuel García, simplemente evidenció que se le acabó la paciencia.

La declaración no deja de ser un hecho sin precedente, más cuando siempre se había llevado de manera institucional, sin pasar a la cancha de lo político. Gustavo Adolfo parece haber traspasado una barrera, quizá sí motivada por algunos señalamientos pero que también puede ser leída como un intento de desviar la atención ante los cuestionamientos que ha recibido la dependencia.

A la Fiscalía a su cargo le corresponde investigar la causa de la muerte y al gobierno estatal garantizar la seguridad en la entidad y sobre todo prevenir las violencias.

El fiscal señala que el gobernador utiliza a las víctimas mediáticamente para fines políticos en redes sociales, mientras que Samuel le dijo que tiene que dar la cara a los familiares de Yolanda Martínez. El quiebre entre el gobierno y la Fiscalía ya es más que evidente.

La institucionalidad se ha quedado de momento de lado. Ojalá que ambas partes pudieran reconducirse y coordinarse para bien de la ciudadanía.

Llevan el choque con Fiscalía al Congreso

El mensaje de Gustavo Adolfo Guerrero, titular de la Fiscalía General de Justicia, también hizo eco en el Congreso estatal, pues la bancada de Movimiento Ciudadano, cuyo coordinador es Eduardo Gaona, salió en conjunto a defender al gobierno estatal.

Eso sí, pareciera que para Gaona, junto a su compañera Iraís Reyes, es mucho más importante investigar la muerte de una mujer, que sí lo es, pero no por ello se debe dejar de lado el trabajo de prevención, que es responsabilidad de la Secretaría de Seguridad que encabeza Aldo Fasci.

La bancada anunció que pedirán que comparezca el fiscal por considerar que hubo deficiencias en el proceso de investigación en los casos de mujeres fallecidas, pero cuando se les cuestionó si también Aldo Fasci, secretario de Seguridad Pública, iba ser llamado a cuentas, los legisladores no pudieron dar una respuesta.

Y quien sí tuvo algo de congruencia fue Sandra Pamánes, quien hizo un llamado a una coordinación entre el Gobierno y la Fiscalía para resolver los temas de las mujeres, aunque sin mencionar directamente a Fasci.