El PRI de Nuevo León quedó muy “tocado” y con sus posibilidades mermadas rumbo a la elección de 2021.

Su dirigente, Heriberto Treviño, mostró falta de capacidad para negociar con los diferentes partidos en esta entidad y lo más lamentable, nos dicen, es que al filo del cierre de registros para coaliciones, el priismo casi, casi le estuvo rogando al PRD por una alianza y no al revés.

Este fin de semana la grandeza del PRI, otrora partido dominante en la entidad, fue menospreciada, ninguneada, y ni para qué seguir con la lista. ¿Dónde quedó ese PRI todopoderoso, aquel al que todos los partidos chicos querían aliarse para sumar votos y tener diputados en el Congreso? Esos tiempos ya pasaron.

En este espacio se adelantó que Treviño tendría que priorizar la operación cicatriz para convocar a la unidad, pero eso no sucedió en los últimos días.

Por cierto, la foto en el restaurante El Mirador, difundida en las horas recientes, sólo refleja tristeza, pues ni siquiera tuvieron la fuerza para levantar el pulgar en señal de triunfo.

Heriberto tendrá mucho que analizar y ponerle marca personal a Ismael Flores, líder de la CTM, porque, en un descuido, la central obrera anda apoyando a otro partido en el municipio de Juárez, y sí que sería una derrota desastrosa perder la alcaldía que gobernó.

LOS PANISTAS QUE SE APUNTAN

Después de pintarle una raya al PRI, en el PAN de Nuevo León comienzan a surgir nombres de posibles candidatos a los diferentes puestos de elección popular, aspirantes conocidos, cuadros con experiencia.

En este partido, al menos por ahora, sí se percibe mayor unidad y esto es resultado de una rígida disciplina no sólo de sus militantes, sino también de sus activos políticos. De momento pocos se salen del corral.

El objetivo primordial será retener los municipios que gobierna y las curules que hoy en día tiene en el Congreso local y a partir de ahí armar un proyecto fuerte para recuperar San Pedro, la joya de la corona, con Mauricio Fernández.

También quieren pelear por los votos para intentar ganar Guadalupe a través de Alfonso Robledo, quien levanta la mano para ser considerado.

En Santa Catarina se mantiene firme Jesús Nava para la alcaldía; y en San Nicolás, Mercedes García y Daniel Carrillo se perfilan como aspirantes, pero habrá que ver lo que dice el actual alcalde, Zeferino Salgado.

Nos dicen que quien tiene que decidirse si va por la alcaldía de San Nicolás, por la de Monterrey, o bien busca reelegirse, es el coordinador del PAN en el Congreso, Carlos de la Fuente, porque no vaya ser que se le venga el tiempo encima.