Políticamente hablando, el nuevo rector de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), el doctor Santos Guzmán López, cometió un error que bien podría acarrear consecuencias.

Ayer, durante su toma de protesta, los coordinadores del PRI y el PAN en el Congreso de Nuevo León, Heriberto Treviño y Carlos de la Fuente, fueron acomodados hasta el último rincón del Teatro Universitario de la Facultad de Ciencias Políticas.

Incluso los periodistas que cubrieron el evento tenían mejor lugar que los propios legisladores, además de que, nos dicen, hubo una falta de atención para Carlos y Heriberto.

Esto ocurre justo un día después de que la UANL mandó una solicitud para la reestructuración de una deuda por mil 190 millones de pesos para que sea autorizada por el Congreso.

Sin duda, el nuevo rector no tuvo un tacto político con los diputados. No vaya a ser que esto le complique las negociaciones.

La incógnita del viaje de Samuel

Sobre el viaje que pretende hacer el gobernador neoleonés, Samuel García, a la ciudad de Glasgow, Escocia, con el argumento de acudir a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y, ya de paso, a visitar al papa Francisco en la ciudad del Vaticano, en Italia, poco se sabe en realidad.

García no ha dicho aún cuántos días se ausentará. En caso de que este viaje sea por cinco días no está obligado de avisar. Pero, la Constitución local, en su artículo 85, establece que el gobernador, para salir de México por más de 10 días necesita autorización del Congreso o, en su caso, de la diputación permanente.

Y tratándose de viajes oficiales deberá acompañar a su solicitud la agenda de trabajo, así como presentar a su regreso un informe de los resultados obtenidos en sus gestiones. Cuando el gobernador se ausente de Nuevo León por un término mayor de cinco días y menor de 30, deberá avisar a los diputados.

Ayer fue el último día de sesiones en el Congreso, y aún no había dado aviso a los legisladores.