La elección para las diputaciones federales en Nuevo León ha tomado un rumbo inesperado. Existe preocupación, principalmente en el PRI, porque sus candidatos no “levantan” en su campaña y los pronósticos más pesimistas indican que podrían optar por una diputación, o en una de esas, se quedan con la canasta vacía.

Parece que la coalición “Juntos Haremos Historia en Nuevo León”, que aglomera a Morena, Nueva Alianza, Partido Verde Ecologista de México y Partido del Trabajo, junto con el Partido Acción Nacional, podrían terminar llevándose las diputaciones que pierda el tricolor.

Morena ha estado recorriendo la zona rural para amarrar las candidaturas federales, así como los sectores populares que están en el área metropolitana, promoviendo los programas sociales del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Nos dicen que incluso ya están apretando el paso en los días que restan para el 6 de junio por lo menos para llegar a ganar cuatro diputaciones. Mientras que, en el cuartel del PAN, también buscan cerrar la campaña fuerte para conservar las ocho que actualmente tienen, pero también está latente la posibilidad de que pudieran perder en dos distritos. Los pronósticos no son muy alentadores para el PRI, que aún no puede tirar la toalla.

FEDE y viejas prácticas se resisten a morir

Los operativos realizados el día de ayer por la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales (FEDE) de Nuevo León, encabezada por Gilberto de Hoyos Koloffon, ponen de manifiesto que, en tiempos electorales, hay muchas mañas y malas prácticas que se niegan a desaparecer.

La dependencia realizó diligencias y cateos en los ayuntamientos de los municipios de Zuazua y Hualahuises, tras haber recibido al menos cinco denuncias en cada localidad por delitos electorales.

En Zuazua, por ejemplo, se habla de la presión que reciben los empleados del ayuntamiento para promover el voto y apoyar el proyecto del alcalde con licencia, Pedro Martínez, quien busca la reelección; mientras que en Hualahuises las denuncias fueron porque empleados entregan, en horario laboral, despensas a cambio del voto.

Estos cateos en ayuntamientos se suman a los que ya se han realizado durante el actual proceso electoral en los municipios de Cadereyta, Higueras, Linares, Salinas Victoria y Ciénega de Flores. No cabe duda de que hay formas muy arraigadas de querer hacer política.