Durante el fin de semana la contaminación era más que evidente en la Zona Metropolitana de Monterrey. Pero, inexplicablemente, la Secretaría de Medio Ambiente estatal, a cargo de Alfonso Martínez, no alertó a la ciudadanía sobre la mala calidad del aire, en especial el domingo.

En el transcurso del sábado, la mala calidad del aire se hizo presente, sobre todo, por la mañana, cuando ni siquiera se podía observar con claridad el Cerro de la Silla y la contaminación continuó mucho más evidente el domingo, justo cuando la circulación de los autos era mínima y muchos ciudadanos salen a ejercitarse.

Resulta, por demás sospechoso, que este día se reportaron siete estaciones de las 14 existentes en mantenimiento. Es decir, cuando más se tenía contaminación, no se reportó la cifra de partículas que estaban en el ambiente. 

Si fue una omisión, mal, pero si tuvo alguna otra motivación se trata de una irresponsabilidad del secretario no alertar sobre la mala calidad del aire.

Nos aseguran que se presentaron índices de hasta 400 kilogramos de PM2.5, partículas dañinas para la salud. Y todo ello sin que haya habido una alerta.

Catem busca entrar a Nuevo León 

En su visita a Nuevo León, Gerardo Gómez, delegado nacional de la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM), llevó a cabo una maniobra informativa para los trabajadores de esta entidad enfocada, sobre todo, en el contenido de la reforma laboral.

El discurso pareció ir dirigido a los empleados sindicalizados de los centros de apuestas que, en su mayoría, pertenecen a la CROC.

Gómez, quien estuvo acompañado de Ángel Dávila, secretario estatal de este sindicato, nos comenta que, con la nueva reforma, los trabajadores tienen el poder de decisión y que ya se han topado con algunos empleados de casinos que ni saben a cuál están afilados. 

Gerardo, quien resalta a su dirigente nacional, Pedro Haces, señala que no están obligados a pertenecer a un sindicato en especial, sino que ahora pueden afiliarse al que crean más conveniente para sus intereses como trabajadores.

Nos dicen que este sindicato busca meterse en los casinos, que hoy en Nuevo León están en manos de la CROC, que lidera el hijo de Félix Coronado, Luis Donaldo Coronado.