¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

La renuncia de Haydeé Medina, hasta el día de ayer subdelegada estatal de Mujeres en Movimiento Ciudadano en Nuevo León, deja al partido naranja muy tocado, justo en una coyuntura donde se le acumulan los problemas.

No solamente es la advertencia que lanzó Medina, asegurando que podrían salir otros 2 mil militantes en los próximos días, sino la forma en que se da su salida, con señalamientos muy directos en contra del dirigente estatal, Agustín Basave, y del coordinador emecista en el Congreso local, Luis Donaldo Colosio.

En su dura carta de renuncia, la exmilitante no sólo señaló a ambos líderes de concentrar las decisiones del partido a nivel estatal, sino la falta de interés de la dirigencia neoleonesa en la agenda de las mujeres, tanto al exterior como al interior del partido. Incluso acusó que el partido es dirigido por “misóginos y clasistas”.

No están siendo buenas las últimas semanas para Movimiento Ciudadano en Nuevo León, pues con la salida de Karina Barrón, en medio también de señalamientos en contra de Colosio y toda la controversia alrededor de Samuel García, no parece que la crisis por la que atraviesa pueda tener una salida.

Comienza lucha feminista

Integrantes de la organización Derecho a Gobernar se presentaron en la Comisión Estatal Electoral (CEE) para entregar un oficio, exigiendo que se emitan, a la brevedad, lineamientos que garanticen la paridad vertical y horizontal en las candidaturas en 2021.

Las jóvenes Iraís Reyes y Rocío Salazar entregaron el documento, donde exhiben que hoy únicamente se tienen 10 presidentas municipales en 51 municipios de la entidad, por lo que buscan que más mujeres lleguen a las alcaldías.

Si la Comisión no pone reglas claras a los partidos para garantizar la paridad total, probablemente habría muchas mujeres que podrían recurrir a un amparo por no garantizar los derechos político-electorales de las mujeres.

Incluso, nos dicen, no sólo acudirán a los tribunales para garantizar una elección paritaria, sino que también están esperando que se reactive el proceso de selección de magistrados del Tribunal Superior de Justicia para iniciar con recursos legales.

Muy probablemente la omisión legislativa del Congreso de Nuevo León de no aprobar la paridad total traerá consecuencias serias en el próximo proceso electoral. Por lo pronto Iraís y Rocío ya levantaron la mano, veremos si las diputadas locales se suman.


* Esta opinión no refleja la del periódico
Comentarios