Algunas mujeres neoleonesas han manifestado su preocupación por el actuar de Alicia Leal, titular de la Secretaría de las Mujeres en la entidad.

Leal, señalan, ha comenzado una embestida contra el Instituto de la Mujer de Nuevo León, que preside Laura Paula López, en lo que parece un intento de desaparecer este órgano, aunque con ello acabe el legado que dejó María Elena Chapa.

El patrón de comportamiento en contra del instituto es el mismo, desde que María Elena estaba al frente de este órgano durante la administración de Natividad González Parras.

Al existir dos entes que trabajan en favor de las mujeres hay un problema muy complejo por el protagonismo. Veremos si Laura Paula se enfoca en trabajar como una medida para defender este instituto de los ataques.

El detalle de Cosme Leal

En agradecimiento por no aprobar un exhorto de Movimiento Ciudadano sobre supuestos despidos de empleados con discapacidad, el alcalde de Cadereyta, Cosme Leal, envió más de 42 “cuajitos” (caldos de res) a los diputados del Congreso de Nuevo León.

Incluso, envió hasta un mesero para atender a los legisladores. Vaya detalle, pero, ¿lo habrá pagado de su bolsa?

La realidad es que, en lugar de mandar este platillo, Cosme Leal tendría que atender las problemáticas del municipio que encabeza e informar sobre los avances (o no) de la investigación del crimen del que fue víctima su jefe policiaco, quien fue acribillado en su primer día en el cargo.

Por cierto, que “chamaqueada” le aplicaron al diputado de Movimiento Ciudadano, Carlos Rafael Rodríguez Gómez, quien tomó por cierta la versión de las personas que supuestamente habían corrido en el Ayuntamiento de Cadereyta sin ponerse a investigar, bueno, ni a preguntar.

La realidad, nos dicen, es que fueron reubicados de Seguridad Pública a otra dependencia, pues por obvias razones no iban a pasar los controles de aptitudes en el cuerpo policiaco.

El diputado tendría que, en adelante, corroborar la información que le hacen llegar.