El rediseño de los libros de texto por parte la Secretaría de Educación Pública levantó la polémica, también, entre los diputados del Congreso de Nuevo León por la aprobación de un exhorto sobre el nuevo contenido.

Este fue presentado por la Unión Neoleonesa de Padres de Familia, que prácticamente obligó a algunos de los legisladores a subir esta petición que, inexplicablemente, terminaría presentando la diputada del PRI, Alejandra Lara, quien solo leyó el dictamen para después quedarse sin intervenir en el debate.

Y como siempre, para no fallar, el diputado antiderechos, Juan Carlos Leal Segovia, criticó el contenido de los libros y aseguró que son miles de familias que piensan igual que él.

Pero resulta que, durante su aventura como aspirante a candidato independiente en busca de su reelección como diputado, ni siquiera alcanzó a sumar 6 mil apoyos ciudadanos, por lo que, al parecer, es apenas una minoría la que realmente simpatiza con sus políticas y su ideología, y no las “miles de familias” que tanto pregona.

Lo que sí llama mucho la atención es que critique a la llamada 4T por el contenido de los libros, cuando recibió cobijo como candidato del Partido Verde que, se le recuerda, forma parte de la coalición que encabeza Morena en Nuevo León.

Personal de salud se inconforma

Tras el anuncio del Gobierno federal sobre la próxima vacunación de los docentes en las entidades que estén o pasen a semáforo verde epidemiológico, integrantes del sector salud en Nuevo León que no han recibido la dosis se manifestaron en Monterrey para ser tomados en cuenta dentro de las próximas fases.

En el municipio de Guadalupe, otro grupo de trabajadores de salud también salió a las calles para exigir las vacunas, bloqueando la vialidad cercana a uno de los módulos de vacunación en este municipio.

Durante la conferencia del día de ayer en donde se dio a conocer lo relativo a la contingencia sanitaria en Nuevo León, Amalia Becerra, subdirectora del Hospital Metropolitano, informó que aún faltan por ser vacunados alrededor de 37 mil trabajadores del sector en la entidad, tanto de hospitales públicos como privados.