Vaya polémica que generó el gobernador Samuel García después de dar a conocer que los empleados de gobierno que asistan a reuniones sociales, fiestas, eventos, bodas, o cualquier otra celebración, podrían ser despedidos de sus puestos. Esta medida que entró en vigor a partir de ayer, para muchos atenta en contra del derecho la privacidad.

De inmediato, el mandatario tuvo respuesta del legislador de Morena, Waldo Fernández, quien advirtió que esta amenaza está por encima de la ley, pues el gobernador no puede sancionar a nadie del gabinete por asistir a alguna reunión de carácter social.

Tal parece que estos arranques del gobernador en poco le ayudan, pues el fin de semana también tuvo otra polémica al afirmar que estos dos últimos años de clases virtuales han sido perdidos, desestimando el trabajo de los docentes, quienes han hecho un gran esfuerzo en esta pandemia.

Da la impresión de que el gobernador Samuel García se siente más cómodo creando estas polémicas que al enfrentar los problemas que realmente requieren atención por parte de su gobierno, como la inseguridad o la contaminación, por ejemplo.

Morales Rizzi encuentra acomodo

Luis Fernando Morales Rizzi, hermano de Carlos Morales Rizzi, quien como director del Isssteleón entregó contratos millonarios a los sobrinos del exsecretario de Gobierno, Manuel González, logró acomodo con el secretario de Movilidad, Hernán Villarreal.

Morales Rizzi ocupa el cargo de subdirector del Instituto de Movilidad y Accesibilidad de Nuevo León, encabezado por Villarreal. Es un personaje muy ligado al exgobernador Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco”, y quien quedó en este puesto cuando Noé Chávez se lanzó por el PAN como candidato a la alcaldía de Juárez.

Nos aseguran que, a pesar de ahora despachar como funcionario público, Luis Fernando sigue litigando en el despacho Quintero y Quintero, S.C.

Llama mucho la atención, además de que continúa con su actividad privada, que este funcionario siga en el instituto, el cual fue polémico no sólo por la compra de camiones, sino por las unidades que se incendiaron en un predio de Chávez, una irregularidad sobre la que los funcionarios de la dependencia, incluido Luis Fernando Morales Rizzi, han guardado silencio.

Esto levanta muchas sospechas sobre este y otros funcionarios. Ya se cuestiona si no llegaron a intentar cubrir la mala gestión de Chávez, quien aún tiene mucho que explicar.