¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

Al diputado de la bancada del Partido Encuentro Social (PES), Juan Carlos Leal Segovia, parecen tenerle sin cuidado restricciones sanitarias por COVID-19.

Resulta que el pasado lunes 14, el legislador introdujo, sin autorización, a dos personas al Pleno del Congreso. Lo peor es que ni siquiera utilizaron el cubrebocas, todo esto a pesar del llamado de la presidenta de la Mesa Directiva, la diputada del Partido del Trabajo, Guadalupe Rodríguez, de cumplir con las reglas.

Es decir, a Leal Segovia no le importa en lo más mínimo lo que la presidenta diga.

Esto, además, debilita la gestión de Rodríguez, pues aunque sí le llama la atención a los diputados que no utilicen el cubrebocas en el Pleno, en esta ocasión al diputado del PES prefirió no decirle nada.

En la entrada del Congreso existe un filtro de seguridad, donde se cuenta con una lista de las personas autorizadas para entrar, pero al parecer se hacen excepciones.

Además, la ausencia de algunos diputados por haber dado positivo al coronavirus, quienes se sumaron a la sesión de forma virtual, deja en evidencia que sí existe un brote del virus en la sede legislativa.

Si a las actividades políticas de los diputados ahora se le suma el no respetar las medidas sanitarias, los legisladores están muy lejos de dar el ejemplo.

Desacato en San Pedro

Aunque secretario del ayuntamiento de San Pedro, José Dávalos Siller, asegura que no existe imputación por parte de autoridades federales contra funcionarios municipales por desacato en el caso del desarrollo Ysabella, lo cierto que ya existe una sanción.

Resulta que sí hay un resolutivo judicial en donde se determina multar a varios funcionarios, como el coordinador de Prevención, el coordinador Operativo de Protección Civil, el presidente municipal y el secretario de Ordenamiento y Desarrollo Urbano.

También se apercibe al director de Recursos Humanos del municipio de San Pedro a que sean sancionados y, en caso de no hacerlo así, en los términos y en el plazo concedido para ello, se le aplicará una multa consistente en 100 Unidades de Medida y Actualización.

A razón de $86.88 (ochenta y seis pesos 88/100 moneda nacional), equivalente a $8,688.00 (ocho mil seiscientos ochenta y ocho 00/100 moneda nacional).

Nos aseguran que a los funcionarios se les está haciendo un descuento vía nómina para pagar la multa.

Vaya problema que se avecina para el municipio por el desarrollo Ysabella. La batalla legal continuará. El alcalde Miguel Treviño aún no soluciona el problema de los socavones en Bosques del Valle y ya tiene otro conflicto judicial abierto.


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Ago 14, 2020
Lectura 3 min

Comentarios