Felipe de Jesús Cantú, quien será el candidato sustituto a la alcaldía regia de la coalición “Juntos Haremos Historia en Monterrey”, tras la renuncia del senador con licencia Víctor Fuentes Solís, no es ningún improvisado en la política, por lo que su decisión, y lo que resulte tras los comicios ya lo debe tener calculado.

Con el panorama político actual en Nuevo León, entrando a la contienda a tres semanas de la cita en las urnas y abanderando una coalición que va muy por detrás de las encuestas en Monterrey, con la candidata a la gubernatura, Clara Luz Flores, cada vez más alejada de la competencia, difícilmente el triunfo deber estar entre las posibilidades consideradas.

Las verdaderas opciones y a lo que puede aspirar Felipe es a buscar mejorar los números que se proyectaban para la candidatura de Fuentes, para darle un piso mínimo a Clara Luz y buscar apretar la elección a la gubernatura, o al menos es una de las posibilidades.

Lo que no parece es que realmente Felipe esté jugándose una de sus últimas cartas políticas tras haber perdido una elección a la gubernatura en 2015 y posteriormente a Monterrey en 2018 (tras la elección extraordinaria), por lo que podría ser una pieza que aún pueda mover muchas cosas en este proceso electoral.

El aspirante incómodo

Álvaro Ascary, quien busca convertirse en rector de la Universidad Autónoma de Nuevo León, ha levantado la inconformidad de un grupo de estudiantes y representantes de colectivos LGBT+.

Nos dicen que el director de la Facultad de Sociología no atendió varias denuncias por acoso a estudiantes y que, además, estaría involucrado en el despido del docente trans Loren Daniel, es por eso que mañana presentarán un reclamo formal y documentos en contra de su candidatura.

Quienes lo acusan, afirman que no representa los valores de esta universidad. La Junta de Gobierno de la UANL tendrá que tomar cartas en el asunto por este tema tan delicado, sobre todo porque la universidad debería deslindarse de este tipo de actos discriminatorios.

Pareciera que no sólo la elección electoral en Nuevo León ha estado llena de polémica por el perfil de sus candidatos, sino también la renovación en la Rectoría universitaria pareciera que no quiere quedarse atrás en un proceso controvertido.