El proceso de selección para renovar el Comité Ejecutivo Estatal de Morena en Nuevo León quedó marcado, nos aseguran, por la traición de Mario Soto Esquer, un excandidato a diputado en Santa Catarina y quien quedó como secretario general de este partido.

Nos cuentan que Soto Esquer había prometido, en primera instancia, apoyar a la aspirante Grecia Benavides, para que ella llegara a dirigir este partido, incluso, hasta a Waldo Fernández le prometió este apoyo, ya que representaba a la base de Morena, pero, de última hora, habría indicado a sus consejeros para que no votaran por ella.

Mario pidió que votaran por la expriista Anabel Alcocer, señalada por morenistas tras haber sido tesorera cuando Mario Guerrero estuvo al frente de Metrorrey, en donde fue acusado de desfalco.

Nos dicen que Anabel ofreció un mensaje cuando fue nombrada, pero ni siquiera logró leer bien el escrito. Quizá por eso su declaración fue en privado sin la presencia de medios de comunicación.

Por cierto, Ramiro González quedó en la Comisión de Formación Política y ya en los pasillos del partido se comenta sobre si realmente fue la mejor opción dados su antecedentes durante la pasada Legislatura en el Congreso local, en la cual llevó a cabo prácticas, al menos, cuestionables.

“Organización” vecinal por osos

Vecinos de la colonia El Jonuco, en Santa Catarina, se están organizando, aunque no de una manera positiva, debido al avistamiento de osos en esta zona.

Nos dicen que existe una mesa directiva que ha tomado decisiones de manera unilateral, tales como la colocación de un portón, a pesar de que no todos los vecinos comulgaban; y con este antecedente se teme que se decida sin consenso la forma de actuar tras los alistamientos, pues plantean reubicar a la especie.

Por lo menos han bajado dos osos de la Sierra del Fraile, en donde se ubica este sector. Sin duda, lo primero que tendrían que organizar los vecinos, es dejar las malas prácticas de poner comida y agua, donde han puesto bebederos en la colonia para que tomen líquido otros animales.

Nos aseguran que desde que inició esta práctica, también comenzaron a bajar los osos. Sin duda, esto podría traer un conflicto entre los mismos vecinos.

Y aquí es donde la Secretaría de Medio Ambiente, a cargo de Alfonso Martínez, tendría que tomar cartas en el asunto y ofrecer información sobre cómo convivir con estos animales.