¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

El presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales del Congreso local, el legislador del PRI, Jorge de León, casi al finalizar la sesión para armonizar reformas en materia de paridad, dijo que las propuestas tendrían que convencer a los integrantes de este órgano.

Acto seguido, el diputado de Morena, Melchor Heredia, señaló que “la esperanza muere al último”, en medio de risas.

Sin duda los dos legisladores se burlaron del acuerdo y propuestas de las diputadas Karina Barrón, María Dolores Leal Cantú, Claudia Tapia e Ivonne Bustos, así como de la petición de cambios en el dictamen para una paridad total que hicieron el coordinador de Movimiento Ciudadano, Luis Donaldo Colosio Riojas, y su compañero de bancada, Horacio Tijerina; o la propuesta promovida por las integrantes de la Red Paridad y la diputada emecista, Mariela Saldívar.

Llama mucho la atención que las diputadas han guardado silencio ante esta falta de respeto a sus iniciativas por parte de Jorge de León y Melchor Heredia y ni siquiera han criticado a la diputada del PAN, Claudia Caballero, que por su propuesta del cuarto transitorio cortó el derecho de las mujeres a ocupar un cargo de magistradas en el Poder Judicial del estado.

Sobre todo, después de los señalamientos a los diputados emecistas Colosio y Tijerina, quienes al menos siguieron buscando que se legislara una equidad de género total y aguantaron las críticas hasta de su compañera de bancada, Karina Barrón. La lucha por la paridad no se mancha. Se suma.

EL EXHORTO DE LOS SENADORES AZULES

El legislador Víctor Fuentes y 11 senadoras del Grupo Parlamentario del PAN, hicieron un llamado al Congreso de Nuevo León, para que en los próximos días homologue la ley estatal para darle consistencia a la paridad de género de los poderes públicos del estado, en armonía con la ley nacional aprobada.

En un comunicado firmado por Kenia López, Josefina Vázquez Mota y Xóchitl Gálvez, entre otras senadoras, se hace énfasis en la consolidación que ha tenido la lucha histórica de las mujeres y que, prueba de ello, es la ley aprobada en el Senado de la República que garantiza la paridad total, vertical y horizontal, por lo que es necesario continuar con los trabajos legislativos que hagan valer dicha ley a nivel estatal.

Y además, lamentaron que a más de un año de su aprobación, en Nuevo León no se han realizado las reformas necesarias a efecto de cumplir con la obligación mandatada por la nueva ley, la cual representa un gran paso en la lucha contra la discriminación y la violencia en contra de las mujeres de México.

A ver si los diputados, comenzando por los de su partido, tomaron nota.


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas
Comentarios