En las reformas a la Constitución local y a la Ley Estatal Electoral no todo es para afectar a la mujer, nos comentan.

Señala el diputado local del PRI, Héctor García, que algunas de las modificaciones “blindan” a la mujer, pues se establece, por ejemplo, que la propaganda política no podrá contener imágenes o expresiones que constituyan actos de violencia política en contra de la mujer.

Además, se imponen medidas de reparación integral en caso de violencia política, tales como: indemnización de la víctima, disculpa pública, y medidas de no repetición, entre otras cosas. Y las campañas ya no serán de 90 días, pues bajaron a 70.

Pero, en cuanto a la paridad total que exigen las diputadas de la bancada de Movimiento Ciudadano, tendría que trasladarse la responsabilidad hacia los partidos políticos.

Hay que recordar que en la pasada elección se estableció la paridad total en municipios ganadores de las instituciones políticas, pero la Comisión Estatal Electoral de Nuevo León modificó las reglas de postulación. Ahí también se tendría que poner la lupa, y que se establezcan sanciones para los consejeros de este ente público en caso de incumplimiento.

Desatención de Marroquín

A casi tres meses de que llegó como secretaria de Salud estatal, Alma Rosa Marroquín, se ha quedado corta en abordar algunos temas relacionados con su dependencia.

Por ejemplo, hasta el momento no ha dado a conocer ninguna estrategia para que los neoleoneses eviten el consumo de comida “chatarra”, y promover que tengan una vida más saludable, pero parece que esta parte no está entre sus prioridades.

Y en realidad tendría que empezar con el gobernador Samuel García, quien promueve en foros públicos el consumo de comida “chatarra”, así como su esposa Mariana Rodríguez. Quienes tendrían que empezar por poner el ejemplo, no lo han hecho.

Sin duda, Alma Rosa tiene mucho quehacer respecto a la importancia de comer de forma saludable.

Hoy existe una iniciativa que propuso la excoordinadora de la bancada Independiente Progresista, Claudia Tapia, que consiste prohibir en escuelas públicas el consumo de comida “chatarra”, una legislación que ya avanzó a nivel federal. Veremos si la diputada de Morena, Jessica Martínez, junto con su compañero de bancada, Waldo Fernández, activan este dictamen.