Militantes de Morena en Nuevo León ya plantean la destitución de Judith Díaz, coordinadora de Programas Sociales del Gobierno federal, por sus pobres resultados al frente de este proyecto.

Además, señalan a la funcionaria por presunto nepotismo e irregularidades en el manejo de los recursos. Así lo sostuvo Rodolfo Peña Martínez, enlace de Morena en el Distrito 3 federal.

En este espacio adelantamos que Díaz fue la peor calificada de todos los funcionarios que están al frente de este programa en otras entidades federativas. Y pareciera que el sentimiento de la militancia guinda en Nuevo León es el mismo.

Por otra parte, Dioniso Herrera, militante de este partido, calificó de vergonzoso el resultado obtenido en las urnas el pasado 6 de junio.

Si bien existen elementos para criticar tanto los resultados como la ineficiencia de Judith Díaz, lo cierto es que ¿por qué hasta ahora salen a señalar las fallas? Esto puede ser el presagio de una lucha interna por el control del partido en la entidad.

En tres años, Morena no ha logrado posicionarse, y su principal culpable es la exdirigente Bertha Puga, quien pasó sin pena ni gloria en este partido, y ni qué decir de sus diputados locales en esta Legislatura, Ramiro González, Julia Espinosa de los Monteros y Celia Alonso, quienes tampoco tienen mucho que presumir.

El ‘PRIAN’ por la libre

El PRI y PAN serán las fuerzas dominantes en la Septuagésima Sexta Legislatura.

Entre ambos tendrían 29 votos, 15 de los albiazules y 14 de los tricolores, los suficientes para sacar adelante cualquier reforma, cuentas públicas, presupuesto y nombramientos, sin pactar con las minorías.

Y si así lo desean, ni siquiera pactarían con la próxima administración que encabezará Samuel García, a menos que tenga un secretario de Gobierno con tablas políticas para llegar a consensos, sobre todo en el presupuesto. Pero eso no lo tiene Hernán Villarreal, quien se perfila para ser el número dos de Samuel.

Algo que llama mucho la atención es que precisamente el PAN ha sido uno de los principales críticos de la situación en el Congreso de la Unión por la mayoría abrumadora que tiene Morena y ahora en Nuevo León hay una situación similar. Esto en referencia a lo que está pasando en la actual Legislatura, donde el PRI y el PAN votan en bloque los nombramientos de magistrados, leyes y hasta reformas constitucionales.